Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Por qué tengo miedo? Biodescodificación

div-aw-70-white

El miedo es una respuesta natural de la evolución para ayudarnos a identificar y huir de situaciones potencialmente peligrosas. Esta respuesta de supervivencia es una de las herramientas más importantes y útiles que tenemos para evitar el peligro.

Nos puede ayudar a desarrollar habilidades de supervivencia, como la capacidad de evaluar situaciones o entornos para determinar si son seguros o no.

Es una emoción humana que proviene de la ansiedad, el temor o el pánico. Puede ser desencadenado por situaciones reales o imaginarias y, a veces, puede ser muy difícil de controlar. Algunos ejemplos comunes son el miedo a las alturas, a la oscuridad, a la soledad, a las enfermedades y al abandono. 

Sin embargo, esto no siempre responde a una conducta de supervivencia, sino que a veces tiene que ver con situaciones pasadas no elaboradas. Es aquí donde la biodescodificación nos ayudará a entender el por qué de nuestros miedos y nos dará las herramientas para comprenderlos, aceptarlos y dejarlos ir. 

¿Para qué sirve el miedo?

Esta emoción sirve para darnos respuesta ante una situación de peligro inminente. Esta emoción actúa para protegernos y nos permite reaccionar de forma rápida; se trata de una función adaptativa básica para sobrevivir.

Sin embargo, esta emoción puede ser excesiva, causando un bloqueo emocional que conduzca a ataques de pánico, ansiedad o a cualquier otra enfermedad si no está controlado.

Esto sucede cuando proyectamos nuestro miedo al futuro y presuponemos un peligro que no existe. Por lo tanto, es importante canalizarlo para tener éxito en la vida y liberar todo aquello que ya no es útil.

El peligro

Además de los peligros inmediatos, el miedo también nos sirve para percibir amenazas que no son tan evidentes. Esto puede incluir, por ejemplo, la preocupación por el estado de salud, el riesgo financiero o el temor al fracaso.

Estas situaciones no presentan un peligro inmediato, pero el miedo nos ayuda a prepararnos para enfrentar estos desafíos. Nos ayuda a desarrollar habilidades y estrategias para hacer frente a estas situaciones.

Por tanto, puede ser una herramienta útil, siempre y cuando no lo sobrevaloremos. Si somos conscientes de cuándo es útil y cuándo es innecesario, podemos utilizarlo para mejorar nuestra vida.

Esto significa que podemos aprender a controlar nuestra reacción al miedo y aprovechar sus beneficios sin dejar que nos paralice.

Aprende las bases para interpretar las señales que te envía tu cuerpo con el curso gratuito ¿Qué es la Descodificación Biológica?

¿Cómo se manifiesta?

Se manifiesta a través de síntomas físicos, emocionales y comportamentales, que pueden ser diferentes de persona a persona. 

Síntomas físicos

Los síntomas físicos asociados incluyen una sensación de mareo, sudoración, aumento del ritmo cardíaco y respiración rápida, palpitaciones, ansiedad, sudoración, dificultad para respirar, dolor de estómago, dolor de cabeza e inquietud, entre otros. 

Síntomas emocionales y comportamentales

Hay síntomas emocionales y comportamentales que también pueden manifestarse cuando nos sentimos amenazados. Estos incluyen sentimientos de ansiedad, preocupación, tristeza, inseguridad, ira y vergüenza.

Estos sentimientos pueden acompañarse de comportamientos de evitación, como el aislamiento para evitar situaciones desencadenantes, actividades sociales o el uso excesivo de sustancias o comportamientos adictivos.

A menudo, esta emoción se relaciona con un conflicto interno. Esto significa que el síntoma puede tener su origen en una situación que se remonta a la infancia y se vincula con el apego. Por ejemplo, el miedo a hablar en público puede estar relacionado con una sensación de inseguridad que proviene de una situación de la infancia.

Esta inseguridad puede estar relacionada con una falta de confianza en uno mismo o con una sensación de ser juzgado o rechazado.

Conoce como la biodescodificación puede ayudarte a entender el por qué de tus miedos con el curso de Iniciación a la Descodificación Biológica 

Beneficios

Aunque suele provocar malestar, también puede ser una fuerza poderosa para ayudarnos a mejorar nuestra vida. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Reconocer nuestros límites: nos ayuda a identificar nuestras debilidades y limitaciones, lo que nos permite entender mejor nuestras fortalezas y nuestros propios límites. Así, podemos tomar decisiones más informadas y prevenir situaciones peligrosas.
  • Motivarnos a actuar: nos empuja a tomar medidas positivas para protegernos a nosotros mismos y a los demás. Un ejemplo sería dejar de conducir bajo los efectos del alcohol.
  • Ayudarnos a mejorar: superar nuestros desafíos al forzarnos a enfrentar nuestros temores. Esto nos ayuda a comprender mejor las situaciones y a encontrar soluciones creativas.
  • Mantenernos alerta: estar atentos a los peligros potenciales y a tomar medidas para protegernos. De esta forma, estamos preparados para cualquier situación inesperada.
  • Ser más responsables: nos empuja a pensar en las consecuencias de nuestras acciones para evitar situaciones que puedan tener consecuencias negativas.
  • Aprender: comprender mejor los riesgos que enfrentamos y a tomar precauciones para reducirlos.
  • Desarrollar la resiliencia: nos hace enfrentar situaciones que creemos que no podemos controlar. Esto permite desarrollar la confianza en nosotros mismos y superar los desafíos a los que nos enfrentamos.
Tipos de miedos

Algunos tipos de miedos

Miedo a la muerte

Esta emoción es natural, pero puede ser extremadamente paralizante y limitante. Puede impedir que disfrutemos de la vida, ya que hay una preocupación constante por el futuro. La tanatofobia es una forma extrema, en la que una persona teme que cualquier cosa pueda acabar con su vida.

El paso de la adultez a la vejez es una etapa de la vida que requiere una clave para afrontarla: la aceptación. En el caso de que esta aceptación no se logre, el paso del tiempo seguirá aconteciendo de todas maneras, pero será mucho más difícil asimilarlo. Si estás pasando por esta situación y sientes un temor excesivo al envejecimiento: la gerascofobia.

Además, hay que tener en cuenta que la ansiedad generalizada y el miedo extremo a la muerte pueden debilitar nuestro sistema inmunitario y nuestro sistema nervioso, lo que nos hace más propensos a enfermar. Por ello, es importante trabajar en la aceptación de la situación actual para amar la vida y tomar todo lo que nos da en este momento.

Asimismo, tenemos que aprender a vivir en el presente sin tener temor a lo que pueda pasar en el futuro. Para ello, se pueden revisar las historias de enfermedades pasadas para analizar cómo se vivieron y cómo estaba el cuerpo en ese momento.

Miedo a estar solo

Sentirse solo puede ser muy intimidante, pero la soledad es una parte esencial de la vida.

Necesitamos tiempo para explorar nuestro verdadero yo y descubrir quiénes somos realmente. Esa exploración nos lleva a un lugar de mayor confianza en nosotros mismos.

Miedo al dolor

El miedo al dolor, a sentirnos heridos, nos paraliza. Este sentimiento nos atrapa, pero el dolor es inevitable. Forma parte de la vida y está ahí para enseñarnos algo.

El dolor nos ayuda a aprender y a evolucionar, así que en lugar de verlo como algo malo, tratemos de verlo como una oportunidad para crecer. Además, el dolor no es permanente; siempre hay una salida.

El papel del miedo en el desarrollo infantil

Es una emoción básica que todos experimentamos durante el desarrollo infantil y permite reconocer y evitar situaciones potencialmente peligrosas. El miedo apropiado se desarrolla a medida que entendemos el entorno.

A medida que el niño crece, los miedos se vuelven más específicos y se enfocan en situaciones reales, previniendo de tomar riesgos innecesarios y proporcionando una sensación de seguridad.

Así pues, el miedo nos ayuda a adaptarnos a nuestro entorno y a aprender a evitar situaciones que podrían ser peligrosas. Los miedos pueden ser adaptativos o no, y dependen del entorno en el que se desarrolla el niño.

Cuando un niño viene a este mundo, el primer contacto es con sus padres, cuidadores o adultos que estén cerca. Ellos dan una respuesta adecuada a la situación, como alimentarlo, limpiarlo o ponerlo a dormir. Esta respuesta les ayuda a sentirse seguros y a empezar a construir una relación de apego.

Durante su desarrollo, los niños empiezan a crear una figura de referencia y poco a poco van aumentando el margen de seguridad, hasta que llegan a un punto en el que el miedo ya no produce una situación de temor.

Sin embargo, un exceso de miedo puede ser perjudicial para el desarrollo infantil. Puede interferir en las relaciones sociales, la curiosidad y el aprendizaje. Un niño con miedo excesivo puede tener dificultades para explorar nuevas experiencias. Esto puede limitar su desarrollo social, emocional, cognitivo y académico.

Miedo y desarrollo infantil

Los miedos más comunes en la infancia

  • A la separación, cuando los padres se alejan del niño sin explicación.
  • Al abandono, cuando el niño se siente aterrorizado por la soledad.
  • A la muerte, cuando el niño toma conciencia de que los padres pueden desaparecer.

Es importante hablar con los niños sobre estos miedos con tranquilidad, explicar lo que significa la muerte y lo que se puede esperar en cualquier momento, pero también de que no se debe vivir siempre pensando en la muerte. Esto les ayudará a entender que los miedos no tienen que ser paralizantes y que no tienen el poder materializar lo que piensan.

Es importante también mostrarles que los adultos también han experimentado estos miedos y que hay formas de superarlos. Al explicarles los procesos de manera tranquila, entenderán mejor esta emoción y eso les ayudará a sentirse más seguros y confiados en su vida.

¿Cómo influyen los padres?

Los padres juegan un papel clave en el desarrollo de un nivel apropiado de miedo y temor en los niños. Deben ayudarlos a identificar y etiquetarlos para que entiendan mejor esta emoción y puedan desarrollar habilidades para manejarlo.

Los niños aprenden a gestionar el miedo observando a sus padres; por esto es importante enfrentar nuestros propios miedos de una manera sana y proporcionar orientación para ayudar a los niños a hacer lo mismo. Esto les ayudará a desarrollar la capacidad de enfrentarlos apropiadamente y convertirse en adultos saludables.

Supera tus miedos con biodescodificación

El miedo suele tener una profunda influencia en nuestra salud física y mental, ya que puede provocar una gran variedad de síntomas a largo plazo. Pero debemos tener en cuenta que esta emoción es una respuesta biológica natural a un peligro y que, por tanto, es necesaria.

El conflicto se gesta cuando estos miedos provienen de situaciones del pasado que no supimos gestionar y que ahora provocan en nosotros un miedo desadaptado (que no se corresponde con la realidad). 

Ejemplo: “Todo el mundo te juzga cuando hablas en público.”

Se trata de un miedo que vivimos en presente, pero que tiene un origen en el pasado. La pregunta que podemos hacernos es: 

  • ¿Qué situación viviste en tu infancia en la que sintieras miedo, pánico o vergüenza al hablar en público?

Se trata de identificar ese primer recuerdo en el que hablar o expresarse fue motivo de estrés para poder descodificarlo.

¿Cómo puede ayudarnos la biodescodificación?

La biodescodificación nos ayudará a manejar el miedo a través de la búsqueda de su origen. 

  • ¿De dónde provienen nuestros miedos? 
  • ¿Por qué reaccionamos así ante una situación concreta? 
  • ¿Es un peligro real o imaginado?

Aprende a descodificar tus miedos y los de los demás con el Diplomado Online en Descodificación Biológica

Descodificar el mensaje que contiene el síntoma y obtener el aprendizaje que nos ofrece es el primer paso para entender el por qué de nuestros miedos. Se trata de llegar al origen del conflicto biológico que no supimos gestionar en el pasado.

A través de esta herramienta, podremos resolver nuestras heridas emocionales para, así, liberar el cuerpo de ese dolor y superar nuestros miedos. De esta forma, conseguiremos vivir en un estado de mayor bienestar.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Ángeles Wolder

Ángeles Wolder

Directora Instituto Ángeles Wolder. Autora del Libro “El Arte de Escuchar el Cuerpo” y de "El reflejo de nuestras emociones: la descodificación de los sentimientos a través del cine" y "Hambre Emocional". Es licenciada en Kinesiología, Profesora en Enseñanza Universitaria, Licenciada en Antropología Social y Cultural, licenciada en Psicología y Máster en Psicosociología. Desde hace 10 años se ha centrado en comprender y observar cómo el ser humano y la humanidad gestionan los conflictos emocionales.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
🎁
¡50% dto. en cursos online!

Este Black Friday invierte una parte de tus compras en tu bienestar emocional. ¡Último día!