Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo ser terapeuta (y ejercer de ello)

div-aw-70-white

Detente un momento y reflexiona: si hoy pudieras elegir un trabajo, ¿sería el mismo que tienes ahora? 

A veces sabemos cuál es nuestra vocación, pero postergamos la decisión de dedicarnos profesionalmente a ella porque no sabemos por dónde empezar.

Sin embargo, otras veces simplemente no hemos descubierto qué nos apasiona y acabamos por dejar de lado la decisión de seguir ese camino.

Si ese camino es el de ser terapeuta para poder ayudar a otros, este artículo es para ti, para que puedas descubrir cómo materializar aquello que tu alma anhela.

Quiero ser terapeuta

El camino de convertirse en terapeuta es un viaje apasionante y transformador. Se trata de más que una profesión; es una vocación que te permite ser un faro de ayuda y apoyo para aquellos que buscan guía. El entrenamiento terapéutico se presenta como el cimiento fundamental para abordar todas las necesidades que pueden surgir en el camino del consultante. 

Al conectarnos con los demás, comprendemos que somos parte de un espacio compartido, y es solo a través de esta conexión que nuestra presencia en consulta puede influir y modificar positivamente la experiencia de quienes buscan ayuda.

Ese era mi anhelo también, dedicarme a la psicoterapia. 

Cuando acabé psicología, seguí estudiando otras formaciones como duelo y Constelaciones Familiares, porque quería ayudar a otras personas a sanar heridas profundas. Lo que no esperaba era que el primer caso que llegaría a mí me conectaría con todos mis miedos y bloqueos.

Mi primera experiencia como terapeuta

Jessica llegó a mi consulta porque quería trabajar su futuro laboral. A simple vista parecía un caso sencillo y me permitía hacer realidad mi sueño de ayudar a otros.

Cuando se sintió en confianza, empezó a explicarme lo que realmente necesitaba revisar. Una infancia de abusos y maltratos que le llevaron a huir de su familia.

Me bloqueé. En ese momento no contaba ni con la experiencia ni con las herramientas que tengo ahora, y sólo pude escuchar y asentir a lo que estaba sucediendo.

Le estuve acompañando durante un tiempo, hasta que sentí que era mejor derivar el caso. Sentí un alivio cuando pude soltarlo y me prometí prepararme desde otro lugar.

A mí me costó 8 años darle lugar a mi verdadera vocación, pero agradezco haberme permitido ese tiempo de aprendizaje para prepararme y afrontar el miedo a equivocarme.

Cuando pude trabajar mis bloqueos y enfocarme hacia mi vocación, vi claro que quería dedicarme al acompañamiento terapéutico en consulta a través de las Constelaciones Familiares.

Hoy en día disfruto de la terapia, los talleres y las clases. Sé cuáles son mis límites y confío en el proceso, pero hoy no sería la profesional que soy sin el entrenamiento como terapeuta.

Este viaje personal me llevó a identificar mi pasión por el acompañamiento terapéutico en consulta a través de las Constelaciones Familiares. A veces, sabemos cuál es nuestra vocación, pero la incertidumbre sobre cómo dar el primer paso nos retiene. Otras veces, aún no hemos descubierto qué nos apasiona y postergamos la decisión de explorar ese camino.

Si algo me gustaría compartirte es que si quieres alcanzar tu objetivo de ser terapeuta, el camino pasa por entrenar tus habilidades terapéuticas. 

Terapeuta

El entrenamiento del terapeuta

Tener un buen entrenamiento terapéutico es fundamental para abarcar todas las necesidades que surgen en el consultante. Al conectarnos con el otro, comprendemos que formamos parte de un espacio compartido, sólo así nuestra presencia en consulta influye y modifica la experiencia de quiénes buscan ayuda.

Es posible que domines técnicas como la biodescodificación o las Constelaciones Familiares, pero lo que te bloquea y activa tus miedos es sentirte incapaz de acompañar a las personas.

Por ejemplo:

Quizá identificas rápidamente el conflicto de separación de una dermatitis, pero ¿qué hacer cuándo surgen otros conflictos como…?:

  • Conflicto con la madre: “Mi madre es como una niña pequeña y me tocó cuidar de mis hermanos”
  • Conflicto de límites: “No sé decir que no”
  • Conflicto de gestión emocional: “Siento que mi pareja no me entiende y me siento sola”.

Es decir, cuando en la terapia aparecen aspectos que influyen tanto en el proceso como en la efectividad de la intervención terapéutica. 

Entrenarse como terapeuta requiere de tiempo y de la integración de herramientas de intervención que permitan comprender la dimensión del acompañamiento más allá del conflicto. 

Ejercicio para entrenar tu rol como terapeuta

Te invito a poner en práctica este ejercicio de entrenamiento como terapeuta para desarrollar la atención plena en ti misma y en el consultante. 

Para practicar este ejercicio, necesitarás a otra persona. 

Paso 1: Conexión Interna

  • Cierra los ojos y respira profundamente.
  • Dirige tu atención primero al plano físico, observando las sensaciones en tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies.
  • Luego, lleva tu atención al plano emocional, reconociendo cualquier emoción presente, ya sea alegría, tristeza, ansiedad u otra.
  • Finalmente, desplaza tu atención al plano mental, observando tus pensamientos y patrones mentales sin juzgarlos.
  • Toma nota mental de todas las sensaciones que surgen durante este proceso.

Paso 2: Conexión Externa

  • Abre los ojos y busca a tu compañera de entrenamiento.
  • Fija tu mirada en tu compañera y observa cómo te sientes al entrar en contacto visual con ella.
  • Dirige tu atención hacia tu yo interno mientras interactúas con tu compañera:
  • ¿Qué percibes de ella? Observa sus expresiones faciales, postura corporal y cualquier otra señal no verbal.
  • Reflexiona sobre cómo cambia tu estado interno al interactuar con otra persona. ¿Surgen emociones nuevas? ¿Sientes alguna tensión o relajación en tu cuerpo?
  • Mantén un ciclo de observación y registro constante, permitiendo que tus percepciones internas y externas se entrelacen.

Este ejercicio te ayudará a desarrollar la atención plena tanto en ti misma como en tus consultantes, fortaleciendo así tu capacidad para establecer una conexión auténtica y empática durante las sesiones terapéuticas. Practica regularmente para perfeccionar esta habilidad y enriquecer tu práctica terapéutica.

Puertas Abiertas 2024

En el Instituto Ángeles Wolder queremos guiarte en tu proceso de descubrimiento personal y profesional y por eso ¡te invitamos a las Jornadas de Puertas Abiertas del 21 al 23 de mayo!

Participando en ellas descubrirás qué herramientas y conocimientos te permitirán materializar tu cambio profesional y podrás conectar con tu verdadera vocación.

Tres días dedicados a invertir en tu futuro profesional para que, cuando te pregunten si volverías a elegir este trabajo, siempre puedas decir que sí.

Consulta aquí toda la información de las Puertas Abiertas e inscríbete:

Apúntate tanto si quieres ser terapeuta como si buscas un cambio profesional.

¡Déjame un comentario si te ha gustado este contenido y si pones en práctica el ejercicio!

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Aranzazu

Aranzazu

Psicoterapeuta y Docente. Directora de Proyectos y RR.HH. del Instituto Ángeles Wolder. Licenciada en Psicología. Máster en Psicología de la Educación MIPE. Máster en Dirección y Gestión de RRHH. Formada en emergencias y catástrofes, Psicodrama, Constelaciones Familiares, Descodificación Biológica Original y Acompañamiento al Duelo.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
🎁
¡50% dto. en cursos online!

Este Black Friday invierte una parte de tus compras en tu bienestar emocional. ¡Último día!