fbpx

5 perfiles profesionales de descodificador

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
div-aw-70-white
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Te has preguntado alguna vez qué salidas profesionales tiene la Descodificación Biológica? Seguramente lo primero que te venga a la cabeza es una consulta terapéutica. Pero hoy te traemos un artículo donde podrás ver como esta técnica de acompañamiento puede aplicarse en otros muchos campos profesionales. Hemos contactado con cinco ex alumnos/as del Instituto que en su día estudiaron el diplomado en Descodificación Biológica para que nos cuenten su experiencia con esta formación, qué les ha aportado a nivel personal y cómo lo han integrado y complementado con su profesión

5 profesionales que aplican la Descodificación Biológica

Cuando decimos que la Descodificación Biológica es una terapia integrativa, nos referimos a que complementa perfectamente a otras profesiones y terapias. En este sentido, como descodificador puedes dedicarte en exclusiva a la terapia o puedes usar tus conocimientos para alcanzar la excelencia en tu profesión. Desde productos para el cuidado personal, al acompañamiento emocional o el mundo de la publicidad. Te presentamos las historias personales de estos 5 exalumnos que aplican la Descodificación Biológica en su trabajo.

Gisella Gil: Cosmética Natural.

(44, Barcelona-España)
Estudió Naturopatía y es graduada como Técnico Superior de Laboratorio. Ha trabajado en la industria farmacéutica durante 17 años. En 2010 decide retomar el mundo de las terapias (se especializó en Terapia Floral y en Descodificación Biológica, entre otras) a raíz de una enfermedad personal. En 2016 deja definitivamente la Industria para dedicarse plenamente a su proyecto y marca patentada ‘The Emotions Lab’, basada en una cosmética emocional donde integra las Flores de Bach y la Descodificación de los síntomas para trabajar la piel de dentro hacia fuera.

Esperanza Sanz: Trabajadora Social

(39, Valencia-España)
Es diplomada en Relaciones Laborales y Ciencias del Trabajo, con un máster en Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Más adelante decidió enfocarse en la Integración Social con un certificado de profesionalidad en Inserción Laboral de personas con discapacidad. Lleva más de 10 años dedicándose a trabajar con y para personas con necesidades específicas: empezó como voluntaria en una asociación con personas con discapacidad intelectual y entre otras, tuvo la oportunidad de trabajar con mujeres de riesgo de exclusión social y/o víctimas de violencia de género. A raíz de la Descodificación Biológica ha podido comprender y entender mejor a todas esas personas a las que acompaña.

Melchor Villanueva: Marketing y deporte

(49 años, Villaguay, Entre Ríos–Argentina)
Se formó en Marketing con un objetivo claro: convertirse en un exitoso emprendedor de negocios (respondiendo al mandato social, según aclara). A los 28 años tuvo una crisis existencial, gracias a la que tuvo la oportunidad de entrar en contacto con realidades sociales muy diferentes a las que había conocido, crudas e injustas. De ahí nació una idea, un proyecto social que terminó transformándose en lo que es hoy la Fundación Deportistas por la Paz donde integra todos aquellas herramientas que considera necesarias para acompañar procesos personales y grupales (entre las que se encuentra la Descodificación Biológica).

María de los Ángeles Ríos: Religiosa consagrada

(45 años, Villa Mercedes, San Luis –Argentina)  
Consagrada y con un Diplomado en Catequesis, vive en el Monasterio Santa Clara hace 23 años, donde ingresó a la edad de 22. Anterior a eso realizó distintos cursos en Bellas Artes y otros talleres de Arte Escénico, aunque siempre tuvo inquietudes por la Vida Consagrada. En 2015 quiso profundizar en una formación que le brindase las herramientas necesarias para poder abordar mejor en los acompañamientos de distintas realidades; por ello se especializó en Coanching Ontológico, Neuro-Emocional y la Descodificación Biológica, entre otros. 

Sara Artigas: del Marketing a la terapia

(54 años, Ciudad de México)
Es licenciada en Administración de Empresas y se ha dedicado durante más de 20 años al Marketing en empresas americanas, además de otro trabajo por cuenta propia en administración. Desde joven siempre ha sido “una buscadora”, tal y como se define; por lo que, se interesó por distintos estudios relacionados con el desarrollo profesional como la Descodificación Biológica. Hoy en día se dedica exclusivamente a la descodificación como terapeuta en su propia consulta.

Un camino de evolución personal y profesional

Normalmente nuestros alumnos conocen la Descodificación Biológica buscando respuestas a sus inquietudes personales: sus conflictos y síntomas o los de alguien muy cercano.

Aquellos que comprenden el amplio campo de influencia que tienen las emociones en nuestra vida cotidiana, pronto se dan cuenta que puede ser una excelente herramienta de evolución personal y profesional. Los más ávidos de información y formación, deciden estudiar el programa más exhaustivo y completo que existe sobre este arte de escuchar al cuerpo. Se trata del Diplomado en Descodificación Biológica, una formación exigente pero que te cambia la vida a ti y a las personas de tu alrededor.

Descubrimiento de la Descodificación Biológica

El primer contacto que tuvieron Gisella, Esperanza y María de los Ángeles con la Descodificación Biológica fue a través de referencias que les llegaron, por lo que se podría decir que la descodificación apareció en sus vidas por casualidad, o como bien dicen algunos “por un capricho del destino”.

Gisella se formó en Flores de Bach en el Instituto de Enric Homedes con Carme Roig como docente, quién le habló por primera vez sobre la descodificación a través de unos vídeos que había visto por Internet. Movilizadas por la curiosidad, las dos decidieron adquirir formación en este campo en un Instituto, donde descontentas con el método de estudio que allí se aplicaba, decidieron cambiar de centro de estudio y acudir al Instituto Ángeles Wolder.

Esperanza coincidió con Raquel Pérez (actual docente y coordinadora de proyectos educativos del Instituto), quién le habló sobre la Descodificación Biológica. De la misma manera en que María de los Ángeles oyó hablar de este recurso de acompañamiento a través de su madre, quién le transmitió esa inquietud en la formación.

La descodificación ayudó a María de los Ángeles a tener una comprensión más profunda y acertada de las personas

El caso de Melchor y Sara fue distinto, porque fueron ellos quienes llegaron a la Descodificación y no al revés. En el marco de su interés constante por el campo de la salud y del Ser Humano, investigaron y se informaron por Internet hasta que dieron con esta directamente.

Los motivos para estudiar Descodificación Biológica

Cada uno de los protagonistas de este artículo decidió formarse en el Instituto motivado por distintas razones y objetivos a cumplir: algunos de cariz más profesional y otros más relacionados con el desarrollo y el crecimiento personal.

Gisella se formó con el objetivo de descubrir el campo emocionar y el cómo posicionar las enfermedades desde otro lugar “mucho más holístico y biológico”. De la misma manera, Sara quiso profundizar desde una visión más científica en “ese interés personal que se había desarrollado por conocer el mundo y la salud desde otro punto de vista”. Aunque decidió cursar el diplomada con un interés inicial más personal, después decidió que quería acompañar de manera profesional.

“Quise estudiar el diplomado por “ese interés personal que había desarrollado por conocer el mundo y la salud desde otro punto de vista”

Sara Artigas

Guiándose por una mirada observadora y analítica, a Esperanza le llamaba la atención las similitudes con relación a las enfermedades y síntomas que padecían los niños que cuidaban en el Centro donde ella trabajaba. A su vez, también le sorprendió las coincidencias en las patologías que atravesaban aquellas mujeres que habían pasado por circunstancias personales tan dolorosas y traumáticas. Esas observaciones le llevaron a querer descubrir el ‘por qué’ de todo aquello y las respuestas las encontró en el Instituto, donde “acabé por conocerme un poco más”.

Melchor buscaba en la descodificación una traducción de lo que podía extraer en términos de practicidad. El quería ‘adquirir herramientas que me permitieran ser más asertivo acompañando a jóvenes privados de su libertad dentro del marco de su Fundación”. Ya intuía que había una relación entre las afecciones físicas de esos jóvenes, sus emociones y sus historias. Eligió en Instituto Ángeles Wolder porqué tras informarse, consideró que contaba con un sólido fundamento biológico en su discurso.

En el caso de María de los Ángeles, su intención fue ahondar experiencialmente en la formación, pero ya con una certeza de que durante esta iba a poder trabajar en profundidad su vida y su historia.

Mejoras en lo personal y en lo profesional

A nivel personal, ‘libertad’, ‘sanación’ y ‘felicidad’ son los tres denominadores comunes en los que coinciden estos ex alumnos con relación a lo que la descodificación les ha aportado a sus vidas. Sin embargo, más allá de esta generalización, cada uno de ellos cuenta con su propia historia y tiene una manera determinada de sentirla y vivirla.

¿Te está interesando? Te recomiendo que asistas a la próxima Videoconferencia ‘Conviértete en un descodificador profesional’ que estamos organizando para el 11 de junio. Ángeles Wolder te descubre cómo la Descodificación Biológica te acompañará en tu evolución personal y profesional.

Gisella llegó al Instituto con varios duelos por realizar, entre los que se encontraba el más reciente: el de sus padres. Con la Descodificación Biológica, cuenta, “no solo encontré un flotador para agarrarme sino que encontré una barca y un faro hacia donde dirigirme”. Para Esperanza, la descodificación es entender más y mejor, es un viaje de no retorno, un cambio total en mi manera de mirar mi historia personal pasada, presente y futura”. Melchor ha aprendido a escuchar y confiar en su cuerpo con gratitud y respeto. María de los Ángeles pudo profundizar en algunas particularidades que conocía y otras que fue descubriendo en un camino de paz, integrando historias. Sara agradece el poderse permitir conocerse y responsabilizarse de su salud y forma de vivir.

“No solo encontré un flotador para agarrarme sino que encontré una barca y un faro hacia donde dirigirme”

Gisella Gil
Gisella Gil con su cartera de productos, bajo la marca ‘The Emotions Lab’

A nivel profesional, para Gisella y Sara Artigas la Descodificación no solo ha modificado la manera de vivir sus vidas, sino que también ha jugado un papel clave como punto de partida y desarrollo de sus proyectos. Mientras Gisella ha revolucionado el mundo de la cosmética aportando una perspectiva emocional en su servicio y producto, Sara ha podido abrir su propia consulta de Descodificación Biológica, donde acompaña a muchas personas y les ofrece un acompañamiento terapéutico.

Para el resto, Esperanza, Melchor y María de los Ángeles, la descodificación también ha significado un elemento fundamental e integrativo dentro de sus profesiones, en el campo más humanitario y en el acompañamiento a las personas:

Para Esperanza “trabajar desde la Descodificación Biológica es enriquecedor y te permite conocer y entender mejor las historias de cada persona, lo que facilita enormemente la labor”. A Melchor también le cambió la forma de intervenir con aquellas personas que viven situaciones extremas:

“La descodificación te permite la precisión de un cirujano emocional en una carpa de campaña de guerra, en la cual la pregunta es tu bisturí y tu mirada empática y asertiva es la mano que acompaña el proceso del que se siente herido”.

Melchor Villanueva

Las herramientas que brinda la descodificación también ayudaron a María de los Ángeles a tener una comprensión más profunda y acertada de las personas, “posibilitándoles un camino de mayor sanidad integral”, siendo testigo de cómo transitan poco a poco la Palabra del Evangelio: “La verdad los hará libres…”; eso les sana, integra, libera y conecta consigo mismos y con los demás.

Integrar la Descodificación Biológica en una profesión

Tanto los tratamientos personalizados, como las consultas y las terapias que realiza Gisella bajo su marca registrada ‘The Emotions Lab’ se basan en la Descodificación Biológica. Su implementación le permite elaborar tratamientos únicos y exclusivos para el usuario. Además, su enfoque resulta fundamental en el terreno de la cosmética emocional, desde donde analizan y diagnostican las distintas características dermatológicas de los pacientes, centrándose en el conflicto emocional y acompañándolo con una crema elaborada con Flores de Bach (basada en formulaciones elaboradas a raíz de la perspectiva de la Descodificación).

Aunque Esperanza no realiza un acompañamiento como descodificadora, la formación le ha permitido comprender con otra mirada las historias de las mujeres que acompañaba como educadora y analizar sus conflictos. Según su reflexión “gracias a poder comprenderlas mejor, hubo una mejora notable en la calidad de mi trabajo dirigido hacia ellas”. En el mismo terreno del acompañamiento, Melchor también ha integrado plenamente la descodificación en sus encuentros con los jóvenes en las prisiones, sobre todo en estos últimos tiempos donde el Coronavirus se ha adueñado de la libertad y ha provocado, en muchos casos, momentos de angustia, miedo, enojo, incertidumbre e impotencia.

Tanto María de los Ángeles como Sara han integrado este recurso en su profesión acompañando, escuchando de forma atenta y personalizada y proporcionando recursos a los demás. para sobrellevar los conflictos emocionales Todo ello persiguiendo un mismo objetivo: lograr el bienestar de las personas desde la  autoconciencia.

Con estos testimonios hemos querido acercarte a la realidad más práctica y profesional de la Descodificación Biológica. Esta es la historia de Gisella, Esperanza, Melchor, María de los Ángeles y Sara. Pero tu también podrías formar parte de este artículo en un futuro. ¿Te gustaría crear también la tuya? ¿Quieres apostar por un cambio en tu futuro personal y profesional? Consulta las fechas y las inscripciones para estudiar el diplomado online o presencial en Descodificación Biológica y descúbrelo por ti mismo/a.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Instituto Ángeles Wolder

Instituto Ángeles Wolder

Centro especializado en Descodificación Biológica y Terapia Integrativa que tiene como objetivo contribuir al bienestar emocional de las personas.

¿Seguimos en contacto?

Me ha encantado tenerte con nosotros estos minutos. Si a ti te ha gustado este artículo y quieres recibir en tu correo lo que publiquemos a partir de ahora, déjanos tu email para darte de alta en nuestro boletín.

Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

4 comentarios en «5 perfiles profesionales de descodificador»

  1. EXCELENTE ARTICULO!!! es verdad… la Formación en Descodificación Biológica, que imparte el Instituto Ángeles Wolder, te cambia la vida!

    FELICIDADES!!!

    Responder
  2. Soy estudiante del Segundo año en el Diplomado de la CDMX y espero en un mediano plazo poder compartir aquí mis experiencias como descodificadora, convencida de que como estudiante me ha cambiado la vida y quiero realizar este acompañamiento terapéutico con muchas personas que sufren a causa de alguna enfermedad y aportar todos los conocimientos que con esta formación estoy complementando como maestra y mediadora de conflictos.
    Debo aclarar que de profesión son Lic. en Administración con Maestría en Administración Pública, pero siempre me ha interesado todo lo relacionado con la inteligencia emocional y en esa larga trayectoria laboral, y una incesante búsqueda por entender las emociones, encontré la Descodificación Biológica y me enamoró y quiero practicarla el resto de mi vida.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
ico-acceso-premium

Hazte Premium

Accede a contenidos exclusivos y disfruta de descuentos en formación