Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Morderse las uñas según la biodescodificación

div-aw-70-white

¿Te han dicho alguna vez que te muerdes las uñas para calmar los nervios? ¿Qué tiene de verdad la relación entre morderse las uñas y el estado emocional?

Las uñas protegen las puntas de los dedos y tienen funciones táctiles. Además, sirven como indicadores de la salud general, reflejando posibles problemas internos cuando hay cambios significativos. ¿Qué dice la biodescodificación de las uñas?

En este artículo descubrirás todo sobre la biodescodificación de morderse las uñas y un ejercicio para que explores qué te lleva a hacerlo. También encontrarás algunas herramientas necesarias para aprender a expresar lo que sientes de forma sana.

Las emociones y las uñas

Morderse las uñas es una conducta común asociada a situaciones de nerviosismo, ansiedad o estrés. La conexión entre este hábito y el estado emocional radica en la respuesta del cuerpo ante situaciones percibidas como amenazantes o desafiantes. Cuando nos sentimos nerviosos, ansiosos o estresados, nuestro cuerpo libera hormonas del estrés, como el cortisol, que pueden desencadenar respuestas automáticas como morderse las uñas.

Este hábito puede considerarse una forma de auto-regulación emocional. Al morderse las uñas, algunas personas encuentran un alivio temporal para la ansiedad o la tensión emocional. Sin embargo, es importante destacar que se trata de una solución momentánea y no aborda la raíz del problema emocional subyacente.

Morderse las uñas también puede estar relacionado con emociones como la rabia o la frustración. Al abordar estas emociones de manera más constructiva, ya sea a través de la expresión verbal, la escritura o actividades relajantes, se puede reducir la necesidad de recurrir a este hábito como mecanismo de liberación emocional.

Cuando las uñas indican enfermedades

Morderse las uñas ocasionalmente en momentos de nerviosismo es común. Sin embargo, cuando este hábito se vuelve recurrente, compulsivo y perjudicial para las uñas y la piel, se clasifica como onicofagia.

La onicofagia es un trastorno asociado a la ansiedad y el estrés y puede causar daños en las uñas y los dedos. En casos extremos, puede ser necesario buscar la ayuda de profesionales de la salud o especialistas en salud mental para abordar este comportamiento compulsivo. Pero existen otros síntomas detrás de las uñas.

Problemas con las uñas

  • Onicofagia: Morderse las uñas de manera compulsiva, asociado con el estrés.
  • Uñas quebradizas: Uñas frágiles y propensas a romperse fácilmente.
  • Uñas débiles: Flexibles y propensas a dañarse.
  • Onicomicosis: Infección fúngica que afecta a las uñas.
  • Leuconiquia: Manchas blancas en las uñas debido a lesiones, alergias, deficiencias nutricionales o infecciones.
  • Síndrome de uñas amarillas: Uñas amarillas debido a infecciones, enfermedades pulmonares o el uso prolongado de esmaltes.
  • Uñas encarnadas: Crecimiento de la uña en el tejido circundante, causando irritación.
Morderse las uñas

La biodescodificación de morderse las uñas

¿Qué conflicto te lleva a que te muerdas las uñas? Un conflicto de defensión/agresión ante el que, o bien actuamos, o bien nos inhibimos.

Sí, morderse las uñas es un conflicto para defenderse de una agresión o de la percepción de un ataque, y por eso sentimos calma al morder. Canalizamos el estrés y la ansiedad que nos provoca sentir que algo nos puede hacer daño, nos va a atacar y nos preparamos descargando la tensión sobre nosotros mismos.

¿Quieres saber qué es la biodescodificación? Apúntate al curso gratuito de “Qué es la Descodificación Biológica”

¿Alguna vez escuchaste eso de: “no le hagas daño”, “es solo un juego”, “es más chiquito/a y lo hizo sin querer”? Estos son mensajes que te están indicando claramente que no te defiendas, y mordiéndote las uñas restringes esa posibilidad.

La lógica que sigue nuestro cerebro es la siguiente: “Si no tengo uñas, no puedo agredir.”

¿Y qué sucede? Que acumulamos estrés por no saber gestionar el conflicto mientras camuflamos nuestras sensaciones a través de la “mordida”.

Esta acción es una manifestación externa de un estado emocional interno, y explorar este hábito puede proporcionar una mayor comprensión de las emociones subyacentes y abrir la puerta a estrategias más saludables para manejar el estrés y la ansiedad. Te proponemos un ejercicio de biodescodificación para detectar qué te lleva a morderte las uñas y poder soltarlo.

Ejercicio sobre la biodescodificación de morderse las uñas

Paso 1: ¿Cuándo comenzaste con este hábito? ¿En qué situaciones específicas tiendes a morderte las uñas? ¿Qué emociones suelen preceder a este comportamiento?

Paso 2: Mira tus uñas e imagina cuantas cosas puedes hacer gracias a ella. Si no las tuvieras, ¿qué es lo que no podrías hacer? Enlístalo todo (rascar, rebuscar, arañar, manipular y sostener objetos, etc.)

Paso 3: Reflexiona con estas cuestiones:

  • ¿Qué sucede cuando llevas las uñas largas? ¿Y cuándo las tienes cortas?
  • Si las muerdes, ¿qué sientes? ¿Qué se calma al morderlas?
  • ¿Qué emoción aparece cuando necesitas morderlas? Presta atención a las señales de tu cuerpo.

Paso 4: Cómo saber qué nos causa el conflicto

  • Pon atención cuando te lleves la uña a la boca e intenta tomar conciencia de qué ha sucedido que te ha alterado justo unos segundos antes.
  • Fíjate en si se repite y hay un patrón. Por ejemplo: morderse las uñas al ir en bus, al llegar al trabajo, al no tener dulce en la nevera, al hablar en público, etc.
  • Pregúntate: ¿qué necesito expresar? ¿Cómo puedo calmar mi necesidad sin usar las uñas?

No se trata de buscar una solución externa (masco chicle para no morderme las uñas) sino de buscar la solución interna (me da ansiedad viajar en bus porque sufrí un accidente o un robo y me doy cuenta de que siempre me muerdo las uñas en el transporte público. Mi necesidad es sanar el conflicto que viví).

Si no te muerdes las uñas pero tienes otros métodos para calmar tu ansiedad (fumar, morder lápices, comer compulsivamente, etc.) te invito a realizar este mismo ejercicio de reflexión con esas otras conductas.

¿Te gustaría poner en práctica la Descodificación Biológica? Puedes hacerlo con el curso de Iniciación a la Descodificación Biológica.

Biodescodificación de las uñas quebradizas

Si no te muerdes las uñas, pero tienes las uñas quebradizas, en este vídeo te explicamos el conflicto que lleva a este síntoma. En este caso, encontraremos un conflicto de desvalorización.

Te invito a ver el vídeo y descubrir más sobre este síntoma que deja frágiles tus uñas.

Al tomar conciencia de lo que necesitamos, nos podemos responsabilizar de lo que nos ocurre y priorizar nuestra salud.

Aprende a descodificar con el Diplomado en Descodificación Biológica y acompaña a otros en tu consulta a descubrir i descodificar sus conflictos.

Si te animas a hacer el ejercicio, comparte tus resultados. Estoy segura de que tu experiencia ayudará a otras personas que pasan por lo mismo. Te leo en comentarios.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Aranzazu

Aranzazu

Psicoterapeuta y Docente. Directora de Proyectos y RR.HH. del Instituto Ángeles Wolder. Licenciada en Psicología. Máster en Psicología de la Educación MIPE. Máster en Dirección y Gestión de RRHH. Formada en emergencias y catástrofes, Psicodrama, Constelaciones Familiares, Descodificación Biológica Original y Acompañamiento al Duelo.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
🎁
¡50% dto. en cursos online!

Este Black Friday invierte una parte de tus compras en tu bienestar emocional. ¡Último día!