“Me llaman calle” o el conflicto de no sentirse la escogida por la buena pareja

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
div-aw-70-white
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

“Las cosas no son porque existan, son porque se sienten, porque alguien las retiene, las recuerda, les da vida”.

Candela Peña (Princesas).

Rescato un disco de Manu Chao y escucho esa “rumbita honesta” como la describe su autor, ganador de un Goya por la mejor canción para la película Princesas (2005), en la que Candela Peña protagoniza a una mujer “de la calle”. Magnífica interpretación y preciosa canción, que me provocan ver cuál es el conflicto biológico que hay detrás. ¿Detrás de qué? Del dolor, del vacío, de la tristeza y del sufrimiento al que lleva la sensación de no encontrar a la persona que te escoja como el amor de su vida, como su acompañante en esta existencia o como la madre de sus hijos, o mejor dicho, de los hijos compartidos.

Hazte bio-lógico y escucha, y hasta baila esta rumbita que describe el conflicto biológico que algunas de las trabajadoras sexuales pueden vivir cuando se sienten La sin futuro, la sin salida, como si no hubiera ese otro que llegue a apasionarse y que la prefiera antes que nada en el mundo. La protagonista lo expresa claramente en una línea:

“Mi madre dice: Existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés. No sé si es de alguien, aunque creo que se la ha inventado ella”.

Existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés: sólo a través de la mirada del otro me encuentro conmigo mismo/a en este mundo. Y para que pueda completar el círculo, si el otro me ve o me piensa y me escoge para continuar el camino siendo dos, alivia una necesidad vital y arcaica, que es ser una pareja para poder dar vida y así transmitir nuestros genes.

Y en la esperanza de encontrar lo que se anhela, se trabaja cada día porque quizás en algún momento pueda llegar ese hombre que le rescate de tanto olvido:

yo sé que un día llegará
yo sé que un día
vendrá mi suerte
un día me vendrá a buscar
a la salida un hombre bueno
dando la vida y sin pagar
mi corazón no es de alquilar 

En la naturaleza ocurre lo mismo que en los humanos. Una hembra “necesita” ser seleccionada y tomada como la mejor para poder reproducirse (de forma real o metafórica) y a veces le será muy útil cortejar y otras ser cortejada. Ese macho “bueno” que le viene a buscar sin pagar sino al precio de formar juntos un nido, nunca mejor dicho, para procrear.

El cuerpo expresará la vivencia de “no pertenecer” o “no ser la escogida” en una parte concreta del corazón, que son las venas coronarias. Estas retiran del corazón todos los desechos del intercambio gaseoso del propio órgano y cuando hay un sufrimiento o estrés pueden ulcerarse con el objetivo de retirar “lo sucio” del corazón. Luego, cuando se soluciona el conflicto o la persona se olvida del tema, la embolia pulmonar e infarto de la cámara derecha del corazón pueden aparecer para solucionar la falta de células que se ha producido.

Y todo esto sin que nos enteremos.

Esto que está muy bien narrado en esta canción y que me ha llevado a la reflexión, ocurre también en muchas otras circunstancias, como cuando la mujer se encuentra en una relación triangular, o descubre a su pareja siéndole infiel, o es una amante que sólo ve al otro en un apartamento (excluida) o su pareja se va con otra persona.

Me Llaman Calle de Manu Chao

Me llaman calle 

pisando baldosa 
la revoltosa y tan pérdida 
me llaman calle 
calle de noche 
calle de día 

me llaman calle 
voy tan cansada 
voy tan vacía 
como maquinita por la gran ciudad 
me llaman calle 
me subo a tu coche 
me llaman calle 
debo alegría 
calle cansada, calle dolida 
de tanto amar 
voy calle abajo 
voy calle arriba 
no me rebajo 
ni por la vida 
me llaman calle 
y ese es mi orgullo 
yo sé que un día llegara 
yo sé que un día 
vendrá mi suerte 
un día me vendrá a buscar 
a la salida un hombre bueno 
dando la vida y sin pagar 
mi corazón no es de alquilar 
me llaman calle
calle sufrida, calle tristeza 
de tanto amar 
me llaman calle 
me llaman calle
calle más calle 
me llaman calle la sin futuro 
me llaman calle la sin salida 
me llaman calle 
calle más calle 
la de mujeres de la vida 
sube pa abajo 
baja pa arriba 
como maquinita 
por la gran ciudad 
me llaman calle
me llaman calle
calle sufrida, 
calle tristeza 
de tanto amar 

me llaman calle 
calle más calle 
me llaman siempre y 
a cualquier hora 
me llaman guapa 
siempre a deshora 
me llaman puta 
también princesa 
me llaman calle 
es mi nobleza 
me llaman calle 
calle sufrida, calle perdida 
de tanto amar 

me llaman calle, me llaman calle 
calle sufrida, calle tristeza de tanto amar

me llaman calle
calle sufrida, calle tristeza 
de tanto amar 
me llaman calle
calle sufrida, calle tristeza 
de tanto amar 
me llaman calle
calle sufrida, calle tristeza 
de tanto amar 

Sigue cantando, bailando y siendo tu misma (o tú mismo) y verás cómo la vida provee todo lo necesario para ser feliz.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Ángeles Wolder

Ángeles Wolder

Directora Escuela de Descodificación Biológica Original. Autora del Libro “El Arte de Escuchar el Cuerpo”. Formadora y Terapeuta en Descodificación Biológica

¿Seguimos en contacto?

Me ha encantado tenerte con nosotros estos minutos. Si a ti te ha gustado este artículo y quieres recibir en tu correo lo que publiquemos a partir de ahora, déjanos tu email para darte de alta en nuestro boletín.

Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos