Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

En Constelaciones Familiares, existe una norma común de todo grupo y es que las personas que han accedido a ese grupo siempre van a permanecer a él. Todos aquellos que hayan llegado por nacimiento, incorporación o contacto con la familia, pertenecen al sistema. 

Cuando a algún miembro del sistema o grupo se le niega el derecho a pertenecer, estamos hablando de los excluidos, de un miembro rechazado. Esta exclusión puede darse por varios motivos, como tener un comportamiento no digno, hacer algo realmente malo o negativo, tener pensamientos, creencias y conductas distintas a la familia.

En este artículo hablamos de cómo la herida de rechazo puede llevar a la persona a aislarse y sentirse excluida de su propio sistema. Además, descubrirás por qué es tan importante reconocer a los excluidos su lugar en tu sistema y cómo puede ayudarte a sanar heridas el pasado.

Los excluidos y el derecho de pertenencia

¿Qué es pertenecer? ¿Por qué hay personas que se excluyen de su familia? ¿Quiénes son los excluidos?

La primera ley sistémica de las Constelaciones Familiares dice que todo miembro de un sistema tiene derecho a ser incluido en dicho sistema, y, como consecuencia, merece ser reconocido. Todos los miembros están conectados a la red familiar y se hallan unidos mediante una vinculación invisible. El vínculo que se establece es como si existiera un cordón invisible que uniera a todos los miembros y que, al alejarse alguno de ellos, tirara de todo el sistema, desequilibrando.

Cuando sentimos que otros nos quieren, se experimenta el hecho de que la vida tiene un sentido, un valor y, por supuesto, a partir de tener este sentimiento de amor nos sentimos motivados para vivir, crecer, progresar, desarrollarnos, continuar relacionándonos y es así como encontramos un sentido de vida.

La carencia de reconocimiento dentro del clan se experimenta con intensa aflicción y desvalorización, pudiendo dar lugar a distanciamiento entre sus miembros. Una de las marcas más profundas es la sensación de soledad o abandono, donde la persona percibe que no ocupa un espacio propio.

¿Te gustaría tomar una consulta en Constelaciones Familiares? Puedes reservar cita con nuestros profesionales. Encuéntralos filtrando por la especialidad ‘Constelaciones Familiares’.

pertenecer

La herida de rechazo

Las heridas emocionales que surgen del rechazo en la infancia pueden dejar cicatrices profundas en el desarrollo psicológico de los niños. La negación de afecto por parte de los padres puede generar un impacto significativo en la autoestima y la percepción del propio valor. Es posible que estos rechazos se hayan originado en la percepción de conductas consideradas anómalas, en demandas infantiles que los padres no pudieron cumplir o en la llegada inesperada del hijo.

En tales circunstancias, los niños pueden internalizar un sentido de exclusión, llevándolos a refugiarse en un mundo propio, creando una burbuja como mecanismo de defensa para protegerse de futuras experiencias dolorosas. El miedo a la exposición y la vergüenza asociada con la atención positiva pueden ser manifestaciones de estas heridas de rechazo. En este contexto, es crucial comprender y abordar estas heridas emocionales para facilitar un crecimiento emocional saludable en la niñez.

El rechazo de los padres

Es posible que nuestros padres nos hayan dicho “no te quiero a mi lado” porque hayan considerado que nosotros, de pequeños, hemos:

  • Tenido una conducta anómala para lo que ellos piensan que debería ser;
  • Tenido demandas que no han podido cumplir;
  • Llegado a la vida cuando no nos esperaban.

¿Qué ocurrirá en esta situación?

  • Que nos sentiremos excluidos del sistema y empezaremos a aislarnos en nuestro propio mundo, en una burbuja donde protegernos y sentirnos cómodos.
  • Si tenemos herida de rechazo, tenemos miedo a exponernos y sentimos vergüenza cuando recibimos atención positiva.

La “oveja negra de la familia”

¿Qué pasa cuando una persona marcha de su sistema familiar? Muchas veces es tachado por los miembros de la familia como de egoísta “se marchó, no le importó nada ni el sufrimiento de los demás, no se ocupó de nada de lo que había aquí…”. Pero la idea es, ¿y si yo dejo el juicio? Y si, en lugar de poner todo esas ideas, digo: “¿Qué dolor pudo tener o qué le ocurrió para tener que salir de ahí?

Si yo puedo poner ojos “amorosos”, sin juicios y sin avalar una historia, sin decir que está bien sino teniendo compasión al ver que el otro/a sufre, sufrió o sufrirá si no soy capaz de mirarlo desde otro lugar, entender el por qué y el para que y darme cuenta de que en la vida no hay nada que tenga que ser etiquetado.

Siempre perteneceremos al sistema

Me gustaría destacar que todos hemos llegado a una familia a la que perteneceremos siempre. Aunque pueda haber personas de nuestra propia familia que tengan conductas que consideremos moralmente no aceptables, como robatorios, apropiaciones de herencias o asesinatos, y queramos apartarlos de nuestra vida, nunca podremos excluirlos del sistema.

Por eso, la curación pasa por reconocer que siempre perteneceremos, aunque lo hagamos de forma distinta a lo que el sistema espera. Por ejemplo, si dejamos un trabajo, nuestra huella siempre quedará ahí, habrá una pertenencia, un reconocimiento a lo que hubo en otro momento.

De esa manera, nos daremos cuenta de que todo eso que está excluido puede ser incluido, abrazado y mirado; todo lo que hubo estuvo por algún motivo, porque todos teníamos que aprender algo dentro de ese sistema. La realidad es que este “no te quiero a mi lado” no puede llevarse a cabo energéticamente y, por tanto, tampoco físicamente.

¿Quieres descubrir las Constelaciones Familiares? Iníciate con el curso online “Iniciación a las Constelaciones Familiares

pertenencia

Aceptación como camino a la solución

¿Qué nos va a llevar a la solución? El hecho de incluir, de poner dentro de nuestro corazón todo lo que hayamos depositado fuera. Vamos a coger esa sensación de que nuestra familia nos ha dejado de lado y les diremos a nuestros padres que, aunque lo hagamos diferente, somos uno más, pertenecemos, amamos a ese sistema, lo honramos y vivimos gracias a él.

Le aportaremos nuestra propia felicidad, sin boicotearnos, aprendiendo a que podemos. A partir del reconocimiento de que todo está incluido podremos sanar nuestra vida.

Si quieres saber más sobre los excluidos desde la mirada de la Constelaciones Familiares, ¡no te pierdas este vídeo!

Recuerda, todas las personas que nacen o están en el seno de un grupo o una familia pertenecen a la misma y no hay nada que pueda hacer que estas dejen de hacerlo.

¿Habías oído hablar de los excluídos? ¿Hay algún excluido en tu clan familiar? ¿Has sentido la huella del rechazo en tu infancia? ¿Te has sentido que no formabas parte de un grupo? Cuéntame tu historia en comentarios.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Ángeles Wolder

Ángeles Wolder

Directora Instituto Ángeles Wolder. Autora del Libro “El Arte de Escuchar el Cuerpo” y de "El reflejo de nuestras emociones: la descodificación de los sentimientos a través del cine" y "Hambre Emocional". Es licenciada en Kinesiología, Profesora en Enseñanza Universitaria, Licenciada en Antropología Social y Cultural, licenciada en Psicología y Máster en Psicosociología. Desde hace 10 años se ha centrado en comprender y observar cómo el ser humano y la humanidad gestionan los conflictos emocionales.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
🎁
¡50% dto. en cursos online!

Este Black Friday invierte una parte de tus compras en tu bienestar emocional. ¡Último día!