Entrevista con Mariola Jiménez Ruiz, Descodificadora Biológica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
div-aw-70-white
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

“Si aprendemos a escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo, propiciaremos nuestro re-establecimiento y además destaparemos nuevas potencialidades desconocidas hasta entonces por nosotros….”. Entrevistamos a Mariola Jiménez, consultora en Descodificación Biológica, que nos cuenta su experiencia como acompañante y su labor en el Instituto Ángeles Wolder.

¿Cómo llegas a conocer la Descodificación Biológica?

Fue casualidad. Mi formación en otras disciplinas y mi observación de cómo evolucionaban los síntomas físicos cuando se solucionaban problemas emocionales me hacía pensar que debía de haber un vínculo que fuera más allá en la relación del estrés con la aparición de determinados síntomas. En esa época, mi maestra de Reiki me invitó a que fuera con ella a una charla sobre Descodificación Biológica y ahí encontré la respuesta que estaba buscando.

¿Cómo explicarías la Descodificación Biológica a alguien que no sabe nada sobre el tema?

Le explicaría que su cuerpo habla. Y que con una técnica sencilla podemos entender lo que nos dice. Y que cuando entendemos la necesidad que está expresando y somos capaces de aportar la solución que se necesita, el síntoma no tiene necesidad de aparecer. Le explicaría que su síntoma nos va a informar de aquellos momentos dolorosos de su vida que se han quedado bloqueados a la espera de una solución que todavía se espera, aunque incluso no seamos conscientes de ello. Que si desactivamos ese bloqueo, el síntoma no tiene necesidad de expresarse ya que este es una respuesta a una necesidad biológica no satisfecha. Le explicaría que la enfermedad en realidad es una solución, no un problema; y que si aprendemos a escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice, propiciaremos nuestro restablecimiento y además destaparemos nuevas potencialidades hasta entonces desconocidas por nosotros. Añadiría que la Descodificación Biológica es muy útil como herramienta de prevención.

¿Realmente el cuerpo nos habla?

Sí, con un lenguaje sencillo. Lo que hay que aprender es el código de la enfermedad. Una profesora me dijo un día que “la magia se hace con trucos”. El “truco” de la enfermedad está en aprender a descifrar lo que nos dice el síntoma. Pero, ¿cómo llegamos a eso? Sabiendo que lo que importa es el sentido que le hemos dado a la experiencia que hemos vivido. Es este sentido, unido a la intensidad dramática que se haya vivido, el que va a poner en marcha a la biología de la persona para desencadenar un síntoma u otro. Pongamos un ejemplo más concreto: una fábrica despide a 200 trabajadores y entre ellos vamos a seleccionar a tres: uno con una descalcificación ósea, otro con un tumor en el hígado y un tercero que ha sufrido un  infarto. En el caso del primero, el sentido que le ha dado a la experiencia de ser despedido es la de sentirse  profundamente desvalorizado. El del tumor de hígado, en cambio, nos habla de su miedo a carecer, y en el caso del infarto, la vivencia ha sido sentida por este hombre como una pérdida de territorio.

De forma tal que el síntoma nos habla. Nos da la pista para encontrar el conflicto en el que vive la persona para sacarlo a la luz, reconocer y expresar el sufrimiento que no fue expresado y que está en el origen del conflicto, aportar el recurso necesario y orientar a la persona sobre el nuevo valor. Incluso en los casos para los que la Descodificación Biológica todavía no tiene respuesta, hay un principio de búsqueda. Se trata de buscar y buscar hasta encontrar la coherencia en la persona.

¿Qué pasa con las personas que quieren curarse pero no les interesa esta forma de ver el síntoma?

Me parece normal. Hay que entender que, en general, pensamos que los síntomas físicos no están relacionadas con el sentido que le damos a nuestras vivencias. Una cosa es la mente y otra el cuerpo…. Además, el que está enfermo sufre y  tiene necesidad de curarse y, dependiendo de la gravedad, el miedo puede influir significativamente en su estado. Sin embargo, la persona que viene a una consulta de Descodificación tiene que saber que la herramienta con la que vamos a trabajar es ella misma. De forma que es necesario que esté interesada en lo que significa su enfermedad, porque es justo ahí dónde se esconde “la llave del tesoro”. Yo le animaría a probar y en función de la experiencia que sacara sus propias conclusiones.

Aunque el conocimiento es cada vez mayor, la Descodificación es una pequeña-gran desconocida, ¿falta más pedagogía?

Sí, absolutamente. Espero que en algún momento entre todos consigamos que la visión del ser humano y de la salud que propone la Descodificación (junto con otras visiones terapéuticas y del mundo) se enseñe en los colegios y pueda acompañar a la persona en su desarrollo desde la niñez hasta la edad adulta, en todos sus procesos de formación y crecimiento. Más allá de la recuperación y de la mejora del estado de salud, lo que para mí es realmente importante en la Descodificación Biológica es el cambio radical que propone en su visión del individuo y de la enfermedad.

Por una parte, el síntoma deja de ser un enemigo a combatir para convertirse en un aliado y por otra parte, propone buscar los recursos para nuestra recuperación en nosotros mismos. En el trabajo terapéutico vamos a activar los recursos que ya están en nuestro interior, pero a los que no sabemos cómo acceder. Desde ahí construimos una nueva pauta de entendimiento y de relación con nuestro ser, a todos los niveles, que nos van a dar el aviso cuando algo no esté  funcionando, para que revisemos cuando sea necesario. Esto cambia completamente la relación con uno mismo. Ser más conscientes y participativos con nuestra propia salud y con nuestra propia vida.

¿Has experimentado la Descodificación Biológica como paciente? ¿Qué has sentido? ¿Te ha ayudado?

Sí, la he experimentado y la experimento. He sentido que es una forma sencilla y lógica de tratar mis cuestiones de salud y me ha ayudado tanto en problemas físicos como en mis dificultades la hora de gestionar los problemas del día a día.

¿Qué perfil crees que ha de tener alguien que quiera formarse como acompañante en Descodificación?

Capacidad de escucha, de acoger el sufrimiento del otro con naturalidad, paciencia para respetar su ritmo y acompañarle. Entender que el camino lo hace la persona. Nosotros estamos ahí para guiarle porque ya lo hemos caminado antes y lo conocemos…Y lo que para mi es muy importante, la intención de que la persona  encuentre los recursos en sí misma para que los pueda aplicar de forma autónoma.

¿Sientes que conoces mejor al ser humano y su biología después de formarte en Descodificación Biológica?

Siento que la Descodificación me ha proporcionado una visión del ser humano que nos enseña hasta que punto nuestras decisiones encuentran su representación biológica. Una conexión por fin, asequible para cualquier persona que busca entender la relación cuerpo-mente-corazón. Espero seguir aprendiendo más y más.

Tengo la espalda destrozada, apenas puedo levantar a mi hija, me duele durante todo el día ¿qué me dirías?

La espalda representa la estructura, el sostén. Te preguntaría en qué área de tu vida estás sintiendo que te falta apoyo, si estás sobrecargada de trabajo…Exploraría si eres una persona muy exigente contigo misma, a lo mejor con miedo a hacer las cosas mal por miedo a la sanción; si necesitas tenerlo todo bajo control. Y así empezaríamos a tirar del hilo.

Y del sobrepeso, ¿qué nos puedes decir?

Hay una frase que dice Olivier Soulier que describe muy bien esta situación: “No tienes el cuerpo que deseas sino el cuerpo que necesitas. Intenta comprender tu necesidad, y tu cuerpo ya no tendrá necesidad de llevarla en sus formas” (La digestión. Las claves del peso, las formas y las dependencias. Olivier Soulier Ed. Sens et symboles). 

De forma que en los problemas de sobrepeso buscamos cuáles son los conflictos que están activos en la persona y que son vitales, para los que la respuesta de supervivencia que ha encontrado su biología sea acumular grasa y retener líquidos. Si desactivamos esos conflictos, la biología puede soltar la necesidad del síntoma.

También es importante señalar que en el trabajo del sobrepeso, además de tratar los conflictos que están en el origen del mismo, trabajamos los conflictos bloqueantes. Una persona con sobrepeso no sólo sufre por su peso sino también por su imagen, la angustia que le produce comer, la palabra “dieta”. Es decir, factores que van a dificultar el proceso terapéutico porque van a poner a la persona de nuevo en estrés, que va a reactivar la necesidad de  acumular grasa, retener líquidos, etc…y vuelta a empezar. Estos conflictos bloqueantes obstaculizan el proceso terapéutico y la Descodificación los tiene muy en cuenta para ayudar a lograr que el tratamiento sea efectivo.

Por otra parte, cuando somos conscientes de las necesidades ocultas que nuestro cuerpo expresa y podemos asumirlas, liberamos al alimento de toda su carga negativa, por lo que podemos devolverle  su verdadero significado, aquello que nos hace crecer y que es fuente de disfrute.

¿Te ha impresionado especialmente algún caso de un paciente?

Sí, el primero que traté. Cuando apliqué la Descodificación por primera vez y vi los resultados. Era una persona que padecía de vértigos. Fue un restablecimiento muy rápido y realmente me impresionó.

¿En el caso del cáncer, de qué forma puede ayudar la Descodificación Biológica?

En el caso del cáncer terminal creo que la Descodificación puede aportar muchas herramientas tanto al paciente como a su entorno. Un enfermo de cáncer puede beneficiarse mucho trabajando los grandes miedos que suelen estar presentes en estas patologías, en la aceptación del tratamiento prescrito con confianza y seguridad, sea cual sea el camino que haya elegido. La propuesta es orientar a la persona hacia la confianza en su propio cuerpo y en sus propios recursos, sabiendo que además habrá un tratamiento que le conllevará enfrentar fuertes emociones, teniendo en cuenta que la persona que está en tratamiento suele estar “mermada” por la enfermedad y que los miedos juegan un papel muy importante en sus procesos psicológicos. Pero si recordamos que el síntoma tiene un sentido biológico podemos propiciar un papel más activo en su propia evolución y acompañarlo/a emocionalmente de manera complementaria. Pienso que, como mínimo, el paciente debería saber que tiene a su disposición esta herramienta y que dependiera de su criterio usarla o no.

Por otra parte, el acompañamiento terapéutico a las familias ayuda a liberar los miedos y el estrés propios de esta situación, y puede facilitar la comprensión y el acercamiento de todos los implicados haciendo la experiencia más llevadera para todos. La apuesta de la Descodificación es la de entender que la enfermedad nos trae un mensaje, que es una invitación a revisar aquello que ya no nos sirve y que podemos soltar para crecer más allá de los límites en los que nos reconocemos, a construirnos sobre nuevos valores que están latentes en nosotros.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Mariola Jiménez

Mariola Jiménez

Mariola se formó como Descodificadora Biológica en el año 2013 con Ángeles Wolder y se ha especializado en comprender cuál es la lógica biológica y cómo actúa nuestra biología ante situaciones de estrés. Es profesora de yoga y se ha formado también en Flores de Bach, Constelaciones Familiares y Formación en Salud Mental Perinatal.

¿Seguimos en contacto?

Me ha encantado tenerte con nosotros estos minutos. Si a ti te ha gustado este artículo y quieres recibir en tu correo lo que publiquemos a partir de ahora, déjanos tu email para darte de alta en nuestro boletín.

Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos