El cine como reflejo de nuestro estado interno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
div-aw-70-white
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mi nuevo libro, El reflejo de nuestras emociones: La descodificación de los sentimientos a través del cine, que te presento con una gran ilusión porque se han juntado no solo mis pasiones sino mi vida. No podía ser de otra manera ya que siempre estamos comunicando.

Empecé a ir al cine a los 7-8 años aproximadamente y eso en Necochea (en Argentina, mi ciudad natal) con 100.000 habitantes, viva en verano y ventosa en invierno, era de avanzadilla. Disfrutaba con cada una de las 3 películas que daban el sábado por la tarde y seguía hablando con mis amigas de lo que nos había sorprendido de los filmes vistos hasta la siguiente vez.

Me maravillaba y extasiaba viendo un mundo que solo estaba en la pantalla. Que solo podía reconocer en plano ya que la realidad de mi vida era otra y sin embargo las historias me sacudían de pena o me llenaban de felicidad.

Cuando aparecían los personajes sabía que las emociones empezaban a brotar en cascada y la intensidad era como si estuviera en un sube y baja. Por esa época no conocía los parques de atracciones y mucho menos las montañas rusas, pero aquello era lo más igualito con lo que puedo comparar hoy. Un arriba y abajo de emociones amenizado con llantos, risas, miedo y hasta enfados que forman parte de mis recuerdos igual que tantas otras vivencias agradables o no tanto. Aprendí a ponerme en los zapatos del otro y vivir lo que se sentía y a recibir los mensajes para entender que otra vida era posible.

Las nuevas generaciones han nacido con una pantalla delante y hoy las películas, series, cortos o cualquier otro formato nos llegan por los 4 costados, pero en mi infancia eran contadas con los dedos de las manos. Algunas las vi 4-5 veces y me sabia los diálogos de memoria.

Desde niños usamos la fantasía para rellenar o cambiar lo que no podemos mover en el entorno en el que estamos por eso somos constructores natos de ventanas de realidades donde dejamos ir miles de historias con sus tantos personajes y al mismo tiempo vamos aprendiendo a integrar las experiencias, adquirimos modelos, vemos ejemplos de comportamientos y construimos un mundo donde la creatividad es el maestro.

Ver una película y que despierte algún recuerdo agazapado de nuestra biografía es por tanto lo esperado, pero a pesar de ello encuentro apasionante ver una representación exterior, ya sea cine, teatro, libro, audio, pintura, etc. y sentir que habla de una parte de mi vida.

Es que además nos habla con un lenguaje directo, sin rodeos, nos muestra sin previo aviso algo que tuvo una carga emocional y ahí es donde se coló la Descodificación Biológica, otra de mis pasiones y pude unirlas. La asociación me encantó y en conferencias, clases o acompañamientos los ejemplos de las películas me vienen y se hacen imparables.

En el libro El reflejo de nuestras emociones – La descodificación de los sentimientos a través del cine encontraras más de 200 películas que hablan de conflictos, emociones, síntomas desde lo físico a lo psíquico, costumbres, hábitos y todo tipo de comportamientos adaptados al dolor pasado.

He realizado el mejor equilibrio posible para describir la parte de la película de la que puedes extraer una enseñanza para conocer como funciona la Descodificación Biológica y me detenía para no hacer spoiler. Equilibrio al escribir el libro y el libro como equilibrio de mover lo atascado y sacar lo que ya no es necesario en nuestras vidas. Asimismo, hacer equilibrio entre liberar y poner el recurso necesario a cada momento.

Deseo que disfrutes de la película de tu vida tanto como de la que más te ha gustado ver y que puedas ser el guionista y director más excelente para tu propia programación.

Apaguen sus teléfonos, abran sus ojos y oídos y empiecen a disfrutar con la reconexión de todo lo vivido 🙂

Para más información sobre puntos de venta y presentaciones del libro, haz clic aquí.

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Ángeles Wolder

Ángeles Wolder

Directora Instituto Ángeles Wolder. Autora del Libro “El Arte de Escuchar el Cuerpo” y de "El reflejo de nuestras emociones: la descodificación de los sentimientos a través del cine". Es licenciada en Kinesiología, Profesora en Enseñanza Universitaria, Licenciada en Antropología Social y Cultural y Máster en Psicosociología. Desde hace 10 años se ha centrado en comprender y observar cómo el ser humano y la humanidad gestionan los conflictos emocionales.

¿Seguimos en contacto?

Me ha encantado tenerte con nosotros estos minutos. Si a ti te ha gustado este artículo y quieres recibir en tu correo lo que publiquemos a partir de ahora, déjanos tu email para darte de alta en nuestro boletín.

Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos