Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Biodescodificación del cáncer

div-aw-70-white

El cáncer es una de las causas principales de defunción en el mundo. En este artículo hablamos del cáncer desde la mirada de la biodescodificación.

Según la medicina alopática, existen diversos factores externos e internos (genéticos) que causan esta enfermedad, además de errores al azar en el proceso de replicación del ADN.

Pero, ¿cómo explica el cáncer la biodescodificación? En este artículo hablaremos de ello. 

El cáncer en la biodescodificación

La biodescodificación se basa en las 5 Leyes Biológicas. La primera de ellas establece que las enfermedades aparecen a raíz de vivir un shock llamado conflicto biológico.

Es en ese momento exacto en el que la persona tiene una fuerte disociación y quedan registradas en su cuerpo una serie de sensaciones corporales y un cóctel químico asociado.

Ese conflicto biológico debe ser un evento con las siguientes características:

  • Dramático
  • Inesperado
  • Sin solución aparente
  • Sin expresión
  • Fuente de estrés
  • Tener una tonalidad específica

La tonalidad determinará el órgano en el que se sitúa la enfermedad, y el tono va a determinar la coloración del conflicto.

Por ejemplo, si el tono de la experiencia está asociado al terror, las células de la laringe empezarán a trabajar y empezará el crecimiento tumoral. Sin embargo, si el tono está marcado por el miedo, es muy probable que sea la retina la que se vea afectada.

Según la biodescodificación, el cáncer es una patología resultante de un conflicto biológico muy intenso en el que la gestión del estrés no se ha podido hacer mediante un síntoma leve. 

Por ello, el cuerpo se encarga de generar más células que ayuden en la evacuación del estrés para resolver el conflicto de un modo acelerado al detectar su inmensidad.

​El cáncer desde las 5 Leyes Biológicas

Según la teoría de las 5 Leyes Biológicas del Dr. Hamer, la parte del cuerpo afectada por una patología cancerígena corresponde a las dos primeras capas embrionarias, órganos que se encuentran en el endodermo y mesodermo antiguo.

Cuando estas partes están en estrés porque viven conflictos de supervivencia pura, la persona vive un impacto grandísimo, y además ese impacto tiene que ver con algo que la coloca al extremo.

  • Si no consigo un trabajo, no podré comer.
  • Me siento en extrema soledad o situación de abandono, he perdido todos los referentes. 

Eso hace que de alguna forma la persona se sienta al límite de su existencia. Y en ese caso, los órganos implicados lo que van a hacer es actuar en lo que Hamer denominó el “modo Turbo”.

Es decir, si en mi cabeza estoy viviendo una situación de conflicto, voy a disponer de un mecanismo de supervivencia que hará que vaya lo más rápido posible. ¿Y cómo se consigue esto? Generando más células (crecimiento celular).

El diagnóstico de cada tipo de tumor corresponde a un conflicto específico, según la biodescodificación:

  • Tumor de pulmón: conflicto de miedo a morir.
  • Tumor en el hígado: miedo a la carencia.
  • Tumor en una parte específica de los colectores renales del riñón: conflicto de soledad o abandono.

Aprende más sobre Descodificación Biológica con el curso online de Iniciación a la Descodificación Biológica.

Conflictos biológicos del cáncer: cáncer de próstata y de vejiga

Cada tipo de cáncer tiene detrás un conflicto biológico determinado, como por ejemplo el cáncer de mama. Ahora nos centraremos en los conflictos que esconden el cáncer de próstata y el cáncer de mama. 

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es más propenso a desarrollarse en hombres de edad avanzada. El 60% de los casos se diagnostican en hombres de 65 años o más, y en pocas ocasiones se presenta en hombres menores de 40 años. La edad media en el momento del diagnóstico es de aproximadamente 66 años.

Lógica Biológica

Desde la biodescodificación, lo primero que nos preguntaremos es: ¿para qué sirve la próstata?

La próstata es un órgano de carácter genital sexual que produce parte del líquido seminal. Cuando sale el semen, una parte está siendo producida por la próstata y la otra por la terminal, que nutre también a los espermatozoides.

Para que un espermatozoide pueda llegar a fecundar un óvulo, debe tener el alimento interior, es decir, la fuerza necesaria para poder viajar y hacer todo el recorrido y perforar luego de manera ininterrumpida para poder fecundar.

Cuando “no se puede fecundar” el conflicto resultante es el de “atrapar el bocado” por no poder continuar con la transmisión genética del ADN. Al activarse el conflicto, la próstata en fase activa hará más células y por lo tanto se engrosará.

El conflicto está en relación con transmitir la descendencia.

Un ejemplo real

Este es el caso de un hombre que consulta por un adenocarcinoma prostático. Al abordar el caso descubrimos que el origen del conflicto está en cuando su nieta presenta a su pareja en una fiesta familiar.

Esta pareja no le gusta al abuelo porque está drogado y alcoholizado. El consultante no quiere que su única nieta se junte con esta persona para transmitir la carga genética.

La gran preocupación le lleva a generar más y más células y, en consecuencia, el crecimiento de la próstata.

Cuando en consulta comprendió lo que le estaba ocurriendo pudo modificar la manera de mirar la historia y salir del conflicto.

¿Qué sucede al descodificar? Se pasará a una fase de vagotonía, los microorganismos destruirán (fagocitarán) las células que se han generado y los síntomas se mitigarán.

Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga principalmente ocurre en personas de edad avanzada. El 90% de las personas que padecen esta patología tienen más de 55 años de edad y la edad promedio al momento de realizarse el diagnóstico es de 73 años.

El síntoma de alarma es la orina en la sangre, pero deben realizarse las pruebas médicas pertinentes para descartar otras patologías como las infecciones de orina.

Lógica Biológica

¿Para qué sirve la vejiga?

La vejiga es un órgano que forma parte del tracto urinario y que recibe la orina de los uréteres, la almacena y la expulsa a través de la uretra al exterior del cuerpo durante la micción.

Si partimos de la lógica biológica del órgano, sabemos que la orina, en el mundo animal, sirve para delimitar el territorio. Cuando aparecen conflictos de vías urinarias debemos tener presente los conflictos en relación con el territorio.

La aparición de un síntoma está en relación con un conflicto en fase de reparación. Es decir, cuando aparece el síntoma, el conflicto está resuelto. Estamos ante un conflicto de algo que se ha vivido como “muy feo, sucio, que tengo que eliminar”.

Trabajar el cáncer de vejiga con biodescodificación

El cáncer se puede trabajar con biodescodificación para complementar el tratamiento médico.

Cuando se trabaja en consulta, es común encontrar que el conflicto está ubicado años atrás y que en ese momento la persona ya no está viviendo el estrés.

Encontraremos que durante años la persona se ha acostumbrado a vivir de una manera, a usar el mismo lado del sofá, a disponer del espacio de la cocina, etc. En definitiva, a utilizar el espacio y “marcarlo”. Cuando pierde la territorialidad del espacio es cuando inician las luchas internas y por tanto se activa el conflicto.

El cuerpo sufre porque siente que está en un lugar que no le corresponde y “para sobrevivir” debe organizarse en el “nuevo territorio”.

Para cambiar la manera de vivir, trabajaremos el poder disfrutar del cambio y flexibilizar la mente. Si puedo disfrutar de las alternativas dejaré de vivir el conflicto.

Cáncer

Conflicto de identidad en personas con cáncer

En ocasiones, las patologías cancerígenas vienen dadas por conflictos de identidad. Podemos creer que somos un personaje invencible que puede con todo y nunca se equivoca.

Para entender el conflicto de identidad, es de vital importancia que entendamos la personalidad que queremos forjar como algo que nos caracteriza y nos diferencia.

Por tanto, la personalidad queda entendida como el conjunto de rasgos y cualidades que configuran la manera de ser de una persona y que la diferencian de las demás.

El conflicto de identidad en el cáncer

¿Qué preguntas debe hacer (y ayudar a resolver) un descodificador biológico a su consultante ante un conflicto de identidad?

  • ¿Quién eres?
  • ¿Quién crees que eres?
  • ¿Quién puedes ser si sueltas tu ego?

Parece algo muy sencillo, pero esas respuestas pueden marcar la diferencia entre un dolor de estómago y un adenocarcinoma estomacal o entre un nódulo hepático y un adenoma hepático.

El conflicto puede ser el mismo, pero su intensidad no. En las patologías cancerígenas, la intensidad, la duración y la masa conflictual son de grandes dimensiones.

Normalmente, cuando se da este tipo de conflicto, creemos que la personalidad es lo que mostramos al mundo y eso es una forma de adaptación a lo que hemos entendido que somos. Nos hemos revestido de un personaje que ocupa un área de nuestra vida y secuestra a muchas otras.

Un ejemplo podría ser un personaje que cree que debe ser el mejor trabajador. Pondrá su trabajo por delante de todo (como el sentido de su vida), pasará mucho tiempo elaborando distintas tareas, será muy cumplido… Pero no pasará tiempo con su familia, no tendrá ocio, no dedicará su tiempo a actividades que lo hagan sentir realizado, etc.

Mediante los acompañamientos, un descodificador biológico puede ayudar a esa persona a aprender a escuchar a su cuerpo y a dejarse llevar por su guía interior. Eso no significa que esa persona deba dejar de seguir construyendo, simplemente que debe hacerlo desde un lugar sano y tranquilo.

Cómo nos sentimos ante un diagnóstico de cáncer

Ante un diagnóstico de cáncer, no es fácil mantener la tranquilidad a nivel emocional. Se produce una revolución, tanto por el diagnóstico como por el pronóstico, que en muchas ocasiones provoca una desestabilización por parte del/la paciente.

¿Y ahora qué hago con todo esto?

Empiezan a asaltarnos las dudas sobre los tratamientos, sobre los protocolos a seguir, etc. Esto es comprensible y puede suceder con cualquier patología, pero más si cabe ante una patología cancerígena en donde médicamente se están continuamente investigando los métodos y tratamientos más adecuados según el tipo de patología cancerígena.

Esta situación genera una sensación de inestabilidad. La mente se inunda de conceptos relacionados con la enfermedad, con lo que le ocurre al cuerpo y con los tratamientos que provocan ruido dentro de nosotros..

  • ¿Mi cuerpo podrá con esto?
  • ¿Podré soportar el dolor?
  • ¿Existirá el tratamiento más oportuno y adecuado para mi caso?

Un diagnóstico urgente

¿Qué significa que el diagnóstico sea urgente? Significa que:

  • Se vive con miedo.
  • Tiene una tonalidad específica con una vivencia de angustia profunda.
  • Genera aún más miedo el tener la enfermedad.

Esa es la urgencia. Por ello, lo que se debe hacer, además del tratamiento médico que escoja cada persona, es:

  1. Trabajar sobre las emociones.
  2. Desconectar el conflicto.
  3. Ir a buscar el programante.
  4. Encontrar los recursos necesarios para que esa persona potencie interiormente y pueda salir de ese lugar.

Es sumamente importante para un paciente de cáncer cambiar el lenguaje. Eliminar el “tengo cáncer, soy cancerígeno/a o soy enfermo/a de cáncer” por “no soy un/a enferma de cáncer, sino que tengo en este momento unas células que están activas o que están reparando unos tejidos que estuvieron en estrés”

Es un momento y ese momento puede pasar, puede ser transitorio.

El conflicto de imagen en patologías cancerígenas

Las personas que están pasando por una patología cancerígena suelen mostrar cambios en su apariencia física, a causa del síntoma o de los tratamientos a los que deben someterse. Estos cambios pueden provocar reacciones emocionales como la sensación de pérdida, el malestar, la tristeza, la frustración o la disminución de la autoestima.

Además del deterioro causado por la enfermedad, las cirugías dejan secuelas externas como ocurre con las operaciones de cáncer de mama. En los casos en los que se hace quimioterapia, las personas suelen pasar por alopecia y pierden el pelo de la cabeza, las pestañas y las cejas.

La autoimagen

El cabello se cae, se ven apagados, sin fuerza o vitalidad, pálidos, la piel se seca, pierden mucho peso… Los cambios de imagen por los que pasan las personas con cáncer son muy diversos.

Según ‘Cáncer e imagen: el duelo corporal’, un estudio del Hospital Clínico Universitario de Valencia (España), durante el proceso de adaptación a la enfermedad y a las pérdidas podemos detectar dos tipos de alteraciones en los patrones de autoimagen y autoconcepto: el trastorno de la imagen corporal y el trastorno de la autoestima.

El trastorno de la imagen corporal es una confusión en la imagen mental del yo físico y sus síntomas son los siguientes:

  • Expresión de sentimientos que reflejan alteración de la visión del propio cuerpo, en cuanto a su aspecto, estructura o función.
  • Conductas de evitación, control o reconocimiento del propio cuerpo.
  • Ocultamiento o exposición excesiva (intencionada o no) de una parte corporal.
  • No tocar una parte corporal.
  • No mirar esa parte corporal.
  • Preocupación por el cambio o pérdida.
  • Sentimientos negativos sobre el cuerpo (desesperanza, impotencia).
  • Expresión de cambios en el estilo de vida.
  • Miedo al rechazo o a las reacciones de los otros

Por otro lado, dentro de los patrones de autoconcepto de los pacientes con cáncer, el estudio destaca los trastornos de autoestima como la autoevaluación del paciente, sentimientos negativos sobre sí mismo o las propias capacidades que pueden expresarse directa o indirectamente.

Este trastorno se caracteriza por:

  • Manifestaciones de autonegación.
  • Expresiones de vergüenza y culpabilidad.
  • Se tiene por incapaz de afrontar las situaciones.
  • Duda ante cosas o situaciones nuevas.

Ambos trastornos pueden generar más estrés, que puede hacer que los síntomas del enfermo se agraven. Por tanto, al conflicto de la patología cancerígena se suma un agravamiento por un conflicto de imagen.

Cómo trabajar el conflicto de imagen con biodescodificación

Con la biodescodificación se trabaja el conflicto de imagen desde la aceptación. El consultante debe tener claro que el aspecto que tiene ahora es temporal; la clave está en aceptar esta transformación física y entender que es un cambio no definitivo.

Es probable que la persona que está pasando por una patología cancerígena necesite acompañamiento profesional para disminuir esta tensión y que los síntomas no aumenten su intensidad o aparezcan otros nuevos.

Gracias a la Descodificación Biológica, tenemos herramientas específicas para trabajar el conflicto de imagen. 

Aprende a descodificar síntomas desde la tranquilidad de tu casa y acompaña de forma profesional a otras personas durante su proceso de sanación con el Diplomado Online en Descodificación Biológica.

Cáncer: el abordaje familiar

El miedo de la familia al cáncer

La familia de quién pasa por un proceso cancerígeno también puede sentir miedo ante el diagnóstico. En muchos casos, solemos encontrarnos con terror o pánico a la muerte del familiar.

Tener un familiar con cáncer se suele vivir con miedo, rabia, tristeza o incertidumbre. Unos sentimientos que a veces se mezclan entre ellos o se combinan con el optimismo o la esperanza.

Ese miedo provoca que la familia entre en un punto ciego y negro y esto es lo primero que se trabaja en las consultas familiares.

El abordaje del “tengo miedo/pánico/terror a…”. Ese miedo es un mensaje del cuerpo, que nos está clarificando algo que está sintiendo. Esa emoción no está relacionada con la persona con cáncer, sino con lo que despierta en el familiar lo que le está ocurriendo.

Trabajar en consulta el conflicto que están viviendo todos los miembros de la familia puede ser de gran ayuda para gestionar ese miedo.

En las sesiones, debe quedar claro que cada uno debe responsabilizarse de lo que tiene que trabajar. Una vez se asuma esto, se pueden exponer estos sentimientos y emociones y hablar de ellos con total tranquilidad.

Este abordaje se puede llevar a cabo con la pareja, con los padres, con los hijos o incluso con amigos muy íntimos que quieran hablar del cáncer con total naturalidad, sin sobrenombres o subtítulos.

Normalizar la situación significa darle un lugar al cáncer, teniendo claro que es un programa biológico y que el cuerpo está trabajando.

Cáncer infantil y biodescodificación

El cáncer infantil, igual que el cáncer en adultos, se trata de un proceso de crecimiento desmesurado e incontrolado de células que puede suceder en cualquier parte del cuerpo.

Pese a solo darse entre el 0,5% y el 4,6% de la población infantil, el cáncer es una de las principales causas de mortalidad entre niños y adolescentes a nivel mundial. 

Miedos y creencias

Prácticamente todos los pacientes oncológicos están sujetos a distintas creencias que aparecen en el momento en que se les diagnostica la enfermedad.

Sin embargo, cuando tratamos con niños y adolescentes debemos tener muy claro qué pensamientos están apareciendo en su mente y cómo podemos reconducirlos.

Además, es muy común escuchar a los padres culparse del cáncer infantil. Este sentimiento generará muchísima inseguridad y miedo, y este malestar puede ir acompañado de creencias negativas como las siguientes:

  • No se va a curar.
  • Va a morir.
  • Va a sufrir.
  • La muerte por cáncer es lenta y dolorosa.
  • El origen de la enfermedad es externo.
  • Los tratamientos son dolorosos y pueden no dar resultado.

En Descodificación Biológica se entiende que se requiere del conjunto psique-cerebro-órgano para producir un tumor.

La emergencia biológica puede tener un origen físico o emocional y está pensada para paliar o compensar el desequilibrio que se ha producido en el cuerpo.

Por ello, los descodificadores biológicos buscamos en primer lugar el significado de la enfermedad y trabajamos ese choque biológico, desencadenante y programante.

Consigue todas las herramientas terapéuticas que necesitas para proporcionar un acompañamiento de calidad en cualquier proceso y gana confianza en consulta con la Formación en Herramientas e Intervención Terapéutica.

El papel de los padres

En consulta se ve a muchos padres autoculparse del cáncer infantil. Sin embargo, de niños vivimos inmersos en el sistema familiar de nuestros padres y tenemos una mirada amorosa hacia lo que está relacionado con ellos. 

Los padres pueden pasar por conflictos internos o externos, propios o ajenos… Sean como sean, el niño siente la tensión que se desprende de estos conflictos y capta el estrés, que vive a través de sus padres.

Pero la patología cancerígena no es culpa de los padres.

El cáncer infantil puede interpretarse (desde la Descodificación Biológica) como que el niño ha necesitado esta experiencia para poder construirse como ser humano y trascender algún conflicto propio que venía a practicar en esta vida.

En ocasiones, el niño trasciende su propio conflicto y acaba sanando y en otras su cuerpo no puede resistirlo. La masa conflictual es tan grande que no puede con ello y acaba falleciendo. El pequeño ha llegado hasta donde ha podido llegar.

Como descodificadores, debemos mirar dignamente a esos padres y acompañarlos en esta experiencia tan dolorosa y a ese bebé, niño o adolescente que ha tenido que atravesar una patología cancerígena para complementar el tratamiento médico procedente. 

Un caso de cáncer infantil: la leucemia

La leucemia es el tipo de cáncer infantil más frecuente. En la leucemia, la médula ósea (leucocitos) fabrica muchos glóbulos blancos que no son normales y que la saturan, entran en el torrente sanguíneo y no pueden proteger al cuerpo de las infecciones.

Pongamos por caso, por ejemplo, un niño que padece leucemia y que ha sufrido bullying, maltrato o abuso y ha sido incapaz de salir de esa situación, quedándose atrapado en sí mismo.

Es probable que haya podido gestionar algo de todo su problema, pero no todo. Ante esta situación, el cuerpo físico también tendrá un desgaste y desarrollará una enfermedad. En función de la intensidad del conflicto, podría desarrollar o no un cáncer.

¿Cómo son los acompañamientos a personas con patologías cancerígenas?

El trabajo de un descodificador biológico es un acompañamiento integrativo en el que trabajamos todos unidos, complementando cada uno el trabajo del otro en pro del bienestar de las personas.

La Descodificación Biológica es totalmente compatible con el trabajo sanitario. Mientras que los profesionales de la salud se encargan del nivel corporal o físico, los descodificadores vamos a acompañar a las personas con patologías cancerígenas a que encuentren sus conflictos y se relacionen con los miedos que están viviendo durante la enfermedad.

Nuestro objetivo es otorgar al consultante un tratamiento integral (es decir, tanto físico como emocional) en el que la Descodificación Biológica intervenga en el proceso emocional de la revisión de los conflictos que se han vivido.

En los procesos con sintomatología cancerígena, la persona atraviesa un gran nivel de estrés durante todo el proceso y el acompañamiento emocional en estos casos resulta clave para su bienestar y equilibrio emocional.

Los consultantes deben comprender ese programa llamado enfermedad y trabajar el descenso de los niveles de estrés que pueden desequilibrar sus cuerpos.

Por tanto, los descodificadores biológicos estamos al lado de los consultantes en los acompañamientos emocionales, guiándoles para restablecer el equilibrio personal para que puedan “volver a su vida” lo antes posible, dedicándose al proceso que les ha tocado vivir mediante todos los tratamientos que la persona en cuestión haya escogido.

¿Eres descodificador y quieres especializarte en cáncer? Especialízate con el curso Descodificación Biológica del Cáncer.

¿Quieres saber más?

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Picture of Ángeles Wolder

Ángeles Wolder

Directora Instituto Ángeles Wolder. Autora del Libro “El Arte de Escuchar el Cuerpo” y de "El reflejo de nuestras emociones: la descodificación de los sentimientos a través del cine" y "Hambre Emocional". Es licenciada en Kinesiología, Profesora en Enseñanza Universitaria, Licenciada en Antropología Social y Cultural, licenciada en Psicología y Máster en Psicosociología. Desde hace 10 años se ha centrado en comprender y observar cómo el ser humano y la humanidad gestionan los conflictos emocionales.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

1 comentario en «Biodescodificación del cáncer»

  1. Hermoso, super completo en las explicaciones, leer esta información te contagia descubrir cada vez más la biodescodificacion, los admiro mucho a Angeles y su equipo.
    Un punto que me resulta muchas dudas, puede una antena de radiación de ondas electromagnéticas (tv, 5G etc) producir cáncer? El diagnóstico es puntual ?estoy equivocado?, gracias un abrazo grande

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos