Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es el análisis transaccional?

div-aw-70-white

¿Te gustaría conseguir unas relaciones basadas en una comunicación efectiva, directa, agradable y, por extensión, saludable? El análisis transaccional es la herramienta que necesitas.

¿Quién creó el análisis transaccional? Esta herramienta práctica y accesible fue desarrollada por el psicólogo Erick Berne, nacido en Canadá en 1964, y detallada en su libro Juegos en los que participamos.

Personalmente, creo que el análisis transaccional es una forma sencilla y muy práctica para desarrollar la conocida explicación del ego, super ego y super yo de Sigmund Freud, conceptos complicados de comprender.

En este artículo te animo a revisar tu comunicación con las personas más cercanas a ti desde la mirada del análisis transaccional.

La comunicación y sus tres perspectivas distintas

Veamos primero un ejemplo de comunicación habitual donde se producen, a veces, los desacuerdos que son caldo de cultivo para una discusión.

En esta ocasión, exploraremos una transacción entre dos adultos que ilustra los desafíos comunes en la comunicación. Por ejemplo, tu pareja te pregunta: ‘¿Has visto mis llaves?

Esta pregunta cerrada se plantea desde la perspectiva del adulto. Sin embargo, el error común radica en que el interlocutor puede responder desde tres perspectivas distintas, que veremos a continuación.

Errores y desencadenantes de conflictos

Un adulto respondería: ‘Si están en el dormitorio o no, no las he visto‘, estableciendo una comunicación directa entre adultos. El problema surge cuando la respuesta proviene del padre, con un tono crítico como: ‘¿Otra vez has perdido las llaves?‘. Este tipo de transacción cruzada puede llevar al interlocutor a responder desde su niño, defendiéndose con un: ‘Te he preguntado si las has visto, nada más… ¡No seas pesado!‘. Este intercambio es el inicio de un conflicto latente.

Estas transacciones son comunes entre adolescentes y padres, ya que los primeros tienden a asumir un rol adulto mientras los progenitores mantienen un diálogo desde la posición del padre, a veces sin reconocer la necesidad del hijo de ser tratado como un adulto incipiente.

Propuesta del análisis transaccional

Erick Berne, en su obra Juegos en los que participamos, presenta un análisis exhaustivo de las transacciones en las relaciones, que es lo que denominamos análisis transaccional. Al entender y aplicar su análisis, ganamos una valiosa capacidad para comunicarnos y mantener relaciones saludables.

Los estados del Yo: Padre, Adulto y Niño

Berne identifica tres estados del yo:

  • Padre: representa las normas aprendidas en la infancia, con un tono firme y a veces impositivo.
    • Se genera en los primeros años de vida y se hace en base a todos los referentes y figuras parentales, entendiendo por esto no solo padre y madre, sino cualquier persona adulta que haya influido en nuestra educación, abuelos, maestros, tíos… Es la educación recibida a nivel familiar y sociocultural, podríamos decir lo que está bien o mal acorde a toda la normativa establecida en nuestro entorno.
    • Su diálogo suele ser: ¡Deberías…’, ‘Lo normal es…’, ‘Tendrías que…’ 
    • Generalmente,, cuando estamos en el padre el tono suele ser firme y hasta impositivo en ocasiones. Es la orden. Es lo que se tiene que hacer.
  • Adulto: actúa como mediador, tomando decisiones objetivas y equilibradas.
    • Es la parte que debemos desarrollar porque es la que actúa como intermediaria entre el padre y el niño.
    • Establece la coherencia y orden entre los deseos del niño y los requerimientos del padre dirigido por las normas establecidas.
    • Es quien tiene el principio de realidad, de análisis y toma de decisiones desde la objetividad.
    • Hace preguntas para obtener una composición de lugar con el objetivo de tomar una decisión equilibrada y efectiva ante la situación que lo requiere.
    • Se informa, estudia, analiza, reflexiona y decide.
  • Niño: expresa emociones genuinas, ya sean positivas o negativas.
    • Es la emoción, la ilusión, es la parte más emocional del ser humano.
    • Si tenemos un niño sano, a éste le debemos la espontaneidad, el entusiasmo, el afecto.
    • Por el contrario, si tenemos un niño dolido/herido puede darse la vergüenza, la sumisión, el miedo.
    • Es nuestro “yo” auténtico, pero no siempre se puede vivir solo de espontaneidad y entusiasmo, ya que en ocasiones los requerimientos del niño no están acordes con la normativa sociocultural.

Negociando desde el adulto

Según el análisis transaccional, la negociación desde el adulto implica equilibrar las demandas del padre y del niño. Un ejemplo práctico es el dilema de levantarse temprano para ir al trabajo. El niño desea quedarse en la cama, el padre exige responsabilidad, y el adulto busca una solución intermedia para mantener el equilibrio.

padres

Transacciones y desarrollo personal

Entender las transacciones nos hace conscientes de los juegos inconscientes que pueden llevar a desacuerdos. Al comunicarnos de manera paralela, ya sea de padre a padre, adulto a adulto, o niño a niño, fomentamos la armonía en nuestras relaciones.

Para explorar cómo podemos mejorar nuestra comunicación y favorecer la comprensión, examinaremos la propuesta ofrecida por el análisis transaccional. Erick Berne identifica dos necesidades fundamentales para la supervivencia humana:

  • La necesidad de afecto.
  • La habilidad para gestionar el tiempo de manera efectiva en todos los niveles.

A través de un análisis detallado de las diversas transacciones presentes en las relaciones (análisis transaccional), Berne proporciona una visión valiosa. Comprender y aplicar este análisis nos dota de una capacidad efectiva para analizar nuestras interacciones cotidianas y mantener relaciones saludables. En este contexto, consideremos la transacción como toda comunicación entre dos o más personas.

La Real Academia Española (RAE) define “transacción” como un “trato o convenio por el cual dos partes llegan a un arreglo comercial, generalmente de compraventa.” Extendiéndolo a las relaciones, abarcamos tanto las interacciones interpersonales como las intrapersonales.

Cómo funciona el análisis transaccional: ejemplos

Una mañana cualquiera suena el despertador:

  • Nuestro niño dice: noooo, hoy no me levanto a trabajar, voy a decir que me encuentro mal y me quedo en la cama.
  • Nuestro padre dice: tienes que levantarte y ser responsable ya que tu trabajo es una obligación que debes cumplir para desarrollarte profesional y económicamente. No puedes quedarte durmiendo porque te pueden echar del trabajo.

Y aquí es donde es fundamental la intervención de nuestro adulto, que analiza: mi niño quiere quedarse durmiendo, pero mi padre tiene razón, hay que levantarse para cumplir con las obligaciones diarias. Aquí es cuando surge la negociación y el papel del adulto es analizar objetivamente la situación y generar una respuesta equilibrada.

Mi niño no quiere levantarse, mi padre sí. Puedo buscar una solución intermedia desde mi adulto que busca el equilibrio entre las demandas de padre y niño. Me quedo durmiendo 15 minutos más, pero después me levanto y, aunque con mayor celeridad de lo que sería razonable, me voy a arreglar y preparar para poder cumplir con las obligaciones.

Lo ideal sería que todos tuviéramos un adulto desarrollado, pero difícilmente se da esta circunstancia y aquí es donde tenemos que trabajarnos para poder desarrollar un adulto competente en su negociación con los distintos estados del yo.

El hecho de entender las distintas formas de transacciones que se generan nos hace ser conscientes de los juegos en los que a nivel inconsciente entramos y nos llevan a desacuerdos que pueden ser livianos o extremadamente incómodos.

Según el análisis transaccional, cuando la comunicación se realiza de forma paralela, es decir, padre-padre, adulto-adulto o niño-niño, se genera armonía en la comunicación y esto favorece el sano desarrollo de las relaciones.

Si quieres profundizar tu conocimiento sobre los roles en las relaciones familiares, de pareja, con amigos o hasta en el trabajo, te invito a consultar los artículos Constelaciones Familiares: qué son y cómo funcionan y Pareja y Constelaciones Familiares, escritos por Aran Par Wolder.

Análisis transaccional

Ejemplo de comunicación directa

Padre 1: ‘El precio de la gasolina es vergonzoso.’

Padre 2: ‘Lo mismo que el de gas o el gasoil… Es una vergüenza.

Adulto 1: ‘¿Has visto mis llaves?

Adulto 2: ‘No.

Niño 1: ‘¡Te veo luego, artistaaaa!

Niño 2: ‘¡A divertiseee!

Ejemplo de comunicación complementaria

Padre: ‘¡No te entretengas mucho que mañana hay que madrugar!

Niño: ‘Vaaale.

Este tipo de transacción es habitual, pero, si se instala en el tiempo, es la base para una comunicación insatisfactoria y puede generar controversia.

Las transacciones que más insatisfacción generan son las cruzadas. Son aquellas en que los interlocutores se expresan desde distintos estados de Yo. Los más habituales son cuando cruzamos padre y niño.

Adulto: ‘¿Has visto mis llaves?

Padre: ‘¿Otra vez las has perdido? ¡Eres un desastre!

Pueden darse en una comunicación que en distintos momentos hablemos ambos desde el padre, el adulto o el niño. Esta comunicación será fluida y sencilla siempre y cuando se haga de forma directa, de padre a padre, de adulto a adulto y de niño a niño.

Padre 1: ‘El precio de la gasolina es vergonzoso…

Padre 2: ‘Lo mismo que el de gas o el gasoil… Es una vergüenza.

Adulto 1: ‘Echaré solo 20 euros.

Adulto 2: ‘Yo también. Confío en que el precio baje y se estabilice en los próximos días.

Niño 1: ‘Pues… 20 eurillos y a esperar a que baje. 😉’

Niño 2: ‘Positivismo amigo! ¡Todo es posible en la villa del Señor!

Cuando somos capaces de entender los distintos tipos de transacciones tomamos el control del equilibrio. Todos deberíamos tener un adulto lo suficientemente desarrollado para facilitar las transacciones y generar una comunicación sana.

Para identificar y comprender cuál es tu rol dentro de tu familia, encontrar los desequilibrios y aprender a resolverlos para mantener relaciones sanas, te invito a inscribirte al curso online gratuito de Iniciaciación a las Constelaciones Familiares: https://institutoangeleswolder.com/curso-gratuito-constelaciones-familiares/.

Análisis transaccional: conclusiones y recomendaciones

Este breve análisis es solo un vistazo a la valiosa herramienta del análisis transaccional. Te invito a explorar más sobre este concepto desarrollado por Erick Berne para mejorar las transacciones y las relaciones tanto internas como externas.

Conocer cómo funcionamos es una habilidad invaluable para mejorar nuestras interacciones y ayudar a otros en su desarrollo personal. El conocimiento y la comprensión son herramientas liberadoras.

¡Que tu camino hacia el desarrollo personal sea lleno de aprendizaje y crecimiento!

© Instituto Ángeles Wolder – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento emocional complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente para su bienestar emocional. Debe aclararse que el Instituto Ángeles Wolder no da consejos médicos ni recomienda finalizar ningún tratamiento.

Antes de irte

¡Hola! Soy quien ha escrito este artículo

Marta Menéndez

Marta Menéndez

Marta se formó como Descodificadora Biológica en el año 2013 con Ángeles Wolder y se ha especializado en Transgeneracional y Sobrepeso. También ha estudiado Ortohipnosis y PNL, Hipnosis Ericksoniana Reparadora, Quiromasaje y Banda Gástrica Virtual.
Reflexiones de lectores

¿Tienes algún pensamiento tras leer este artículo? Déjame tu reflexión y responderé lo antes posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
cursos
🎁
¡50% dto. en cursos online!

Este Black Friday invierte una parte de tus compras en tu bienestar emocional. ¡Último día!